Ordena el INE al presidente dejar de intervenir en el proceso electoral con sus declaraciones

La Comisión de Quejas y Denuncias del Instituto Nacional Electoral (INE) emitió medidads cautelares para que el presidente Andrés Manuel López Obrador garantice la equidad del proceso electoral y advirtió que no puede seguir haciendo declaraciones en contra de los partidos opositores, porque eso pone en riesgo la legitimidad de todo el proceso electoral.
En una sesión extraordinaria, al desahogar una queja presentada por el PRD, los consejeros electorales determinaron otorgar la tutela preventiva y señalaron que los dichos del presidente en las conferencias mañaneras y en otros actos públicos tienen vicios de ilegalidad y de violación a la Constitución, con lo que se pone en riesgo el piso parejo en la contienda electoral.
Aunque el tema deberá ser resuelto en definitiva por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), a donde termianrá el expediente, los consejeros le demandaron al presidente y a todos los servidores públicos abstenerse de intervenir en las elecciones.
El presidente de la Comisión, el consejero electoral Ciro Murayama Rendón, explicó que las declaraciones de corte electoral no son un hecho aislado, pues los dichos presidenciales han sido denuncias en varias ocasiones.
Además, sentenció que no solo vulneran la contienda sino que tiene un efecto expansivo, pues otros funcionarios, como la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, también ha arremetido contra la alianza opositora que se formó para las elecciones de 2021y con ello se sienta un peligroso precedente contra el principio de equidad.
Agregó que, en contraposición, cuando López Obrador fue cuestionado sobre la alianza conformada por Morena y otros partidos, no se quiso pronunciar, lo que evidencia el sentido de sus declaraciones y su intervención en el proceso electoral.
Murayama advirtió que estamos en un punto de inflexión y por eso es fundamental dictar medidas ante la sistematicidad de los hechos y sentenció que esto compromete la legitimidad del proceso electoral en su conjunto.
“Espero que el presidente se comporte como un estadista y no como un jefe de partido. Lo mismo espero de los demás funcionarios y servidores públicos”, sentenció.
En tanto, la consejera electoral Claudia Zavala, sentenció que es una obligación para los servidores públicos abstenerse de intervenir en las contiendas electorales y subrayó en este marco que este no es un hecho aislado, es la secuencia de una serie de actos que se han realizado a través de la forma de comunicación gubernamental que ha sido implementada por el Ejecutivo a través de la conferencia matutina.
Finalmente, la consejera electoral Adriana Favela sentenció que esta conducta del presidente ha sido reiterativa y que ello obliga a que se tomen medidas que impidan en que esta conducta se siga repitiendo.