PAN, PRI y PRD van por AMLO y la 4T; Decálogo ¿y el cubrebocas?

La elección intermedia de 2021 es fundamental, clave para el destino de la cuarta transformación y de Andrés Manuel López Obrador y su proyecto.

Y lo sabe perfectamente.

Del control de la Cámara de Diputados dependerá que la segunda parte de su gobierno concrete sus objetivos y salga bien librado.

Por eso continúa con sus giras de fin de semana y por eso se metió de lleno a las campañas, al proceso electoral.

Por eso ayer el Instituto Nacional Electoral (INE) le pidió mantener la sana distancia con las elecciones, porque ha violado el artículo 134 constitucional, al asegurar que Morena volverá a ganar la Cámara y acusar al PRI y al PAN de aliarse sólo por el poder.

Por eso el PRI, el PAN y lo que queda del PRD han decidido postular candidatos comunes, para ganar diputaciones, gubernaturas, congresos locales, presidencias municipales y regidurías y terminar con la mayoría y el control absoluto de la Cámara de Diputados.

Por eso diecisiete exgobernadores del Partido Acción Nacional (PAN) llamaron ayer a la dirigencia que encabeza Marko Cortés a concretar alianzas con quien sea, excepto Morena, “para ganar cargos en esa elección de 2021 y echar a la demagogia y al populismo del gobierno”.

Los firmantes son Marco Antonio Adame Castillo, Francisco Barrio Terrazas, Fernando Canales Clariond, Alberto Cárdenas Jiménez, Marcelo de los Santos, Eugenio Elorduy, Alejandro González Alcocer, Felipe González González e Ignacio Loyola.

Asimismo Miguel Márquez Márquez, Carlos Medina Plascencia, Juan Manuel Oliva Ramírez, José Guadalupe Osuna Millán, Patricio Patrón Laviada, Francisco Ramírez Acuña, Juan Carlos Romero Hicks y Ernesto Ruffo Appel.

No son cualquiera.

Es la artillería pesada, ciertamente con algunos de relleno.

Por eso Javier Corral, gobernador de Chihuahua, reconoció ayer que la alianza con el PRI es antinatura, pero necesaria para ganar a Morena y arrebatarle la mayoría en San Lázaro.

Y el mismo Andrés Manuel se ha aliado siempre para intentar competir al PRI o al PAN, según el caso.

La elección federal, la más grande en la historia de México, ha comenzado.

El 6 de junio de 2021 estarán en juego 21 mil 368 cargos de elección popular, entre ellos quince gubernaturas y 500 becas en la Cámara de Diputados.

López Obrador hará hasta lo imposible para ganar y para mantener a raya a los adversarios, conservadores, como los llama, alejados del poder.

 

Decálogo de AMLO ¿y el cubrebocas?

Ya que se termine 2020.

Los mexicanos, el mundo entero, desean que ya se vaya el año más difícil y doloroso de que se tenga memoria en los últimos treinta años.

La epidemia de coronavirus es más grave de lo que se cree.

Y Andrés Manuel lo sabe perfectamente.

Que las muertes por Covid-19 irán en aumento y que no hay cómo evitarlo, si no es invirtiendo, gastando, aplicando pruebas, dando seguimiento a casos, utilizando el código QR y más.

Y no lo hará.

Ayer, en conferencia desde Palacio Nacional, esa que el mundo conoce como mañanera, matizó el discurso e hizo un llamado a quedarse en casa.

Y a evitar contagios -más – en diciembre, cuando las compras de pánico, las fiestas navideñas y toda clase de sentimiento hace que se celebre casi de mano en mano.

Pero, ¿qué cree?

¡Adivinó!

Ni unas líneas dedicó al cubrebocas y a su uso.

López Obrador se equivoca una vez más, porque usar un tapabocas puede ser incómodo y acaso hasta molesto, pero está comprobado científicamente, aunque Hugo López-Gatell lo niegue, que una barrera entre seres humanos puede ser la diferencia y, créame, los cubrebocas lo son.

-Me dirijo a ustedes con todo respeto para invitarlos a que actuemos en este mes de diciembre con mucha responsabilidad para evitar contagios, leyó en la pantalla que se ha colocado en Palacio diariamente.

¿Qué dice el decálogo?

Ah, sí.

Sitios y lugares comunes

-Nadie mejor para cuidarnos, que nosotros mismos

-No salir a la calle

-Guardar la sana distancia

-Comunicarse por teléfono y videollamadas

-Reportarse de inmediato pare recibir atención

-Ante síntomas hacerse la prueba

-Acudir a centros de atención médica

-Dejar los regalos para otro momento

-En la CDMX se ampliará el número de camas y médicos

-No realizar fiestas con familiares ni amigos

 

¿Y el cubrebocas?

Emocionalmente los médicos están dañados, afectados.

Y falta lo peor.

 

Vámonos: Rojo que es naranja, pero que en realidad es rojo, que opera como amarillo, pero que en realidad lo ven verde.

Cuánto miedo a parar de nuevo la actividad.

 

albermontmex@yahoo.es                       @albermontmex