Presentan nuevo esquema de cursos de capacitación para el trabajo en Edomex

RITA MAGAÑA

Foto: icati.edomex.gob.mx

ZINACANTEPEC, Edomex.- El Consejo de Administración del Instituto de Capacitación y Adiestramiento para el Trabajo Industrial (ICATI) autorizó el nuevo esquema de impartición de cursos de capacitación para el trabajo, que operarán las 46 Escuelas de Artes y Oficios (EDAYO) y 17 Unidades de Capacitación Externa (UCE).

El Consejo que encabeza la Secretaria del Trabajo, Maribel Góngora Espinosa, aprobó que el programa de capacitación para el trabajo se imparta por medio de cursos sabatinos y dominicales, con duración bimestral, en clases de cuatro horas.

Así como escolarizados mensuales, de lunes a viernes, cuyas sesiones continuarán de tres horas por clase, con la finalidad de incrementar la eficiencia terminal, lograr mayor presencia o alcance y optimizar los recursos de esta dependencia.

Tras el regreso presencial en las EDAYO, el 30 de agosto del año pasado, luego del impacto social y económico registrado en la comunidad a nivel global, que se hizo evidente también en las aulas y talleres de estos centros de capacitación, el Instituto realizó un análisis a través del “Estudio de detección de necesidades de la capacitación”, aplicado a su población usuaria de enero a marzo de 2022.

Dicho estudio determinó que la urgencia social, de este momento, es una capacitación mucho más concreta e intensiva, que deberá ser mucho más rápida, acortando el tiempo de empleabilidad que demandan las y los mexiquenses, para que logren, en corto tiempo, incrementar sus recursos económicos.

“Luego del detonante mundial que fue la pandemia, es importante evolucionar y estamos obligados a satisfacer mejor las nuevas necesidades de la gente, por ello, mejoramos nuestra forma de impartición de la capacitación”, declaró Jaime Rebollo Hernández, titular del ICATI, al dar a conocer este nuevo esquema de cursos.

Los cursos intensivos para el trabajo mantendrán la oferta de 26 áreas de capacitación en modalidad presencial, pero constituyen un modelo flexible de capacitación que permitirá, en uno y dos meses, respectivamente, elevar los niveles de eficiencia terminal de las y los capacitandos, así como mejorar la eficacia de la capacitación.

El Instituto espera disminuir la deserción, las bajas por reprobación y el cierre de talleres por contagios, a través de este esquema intensivo que acorta el tiempo de aprendizaje, de una actividad económica concreta, que permita a los beneficiarios adquirir herramientas para emplearse o autoemplearse.