Quejarse del pasado es la estrategia de gobernadores; Durazo y su fracaso

La llegada de los nuevos gobernadores ha sido más de lo mismo.

Lamentaciones, quejas, lavado de manos y promesas.

En Zacatecas, David Monreal Avila asumió el domingo con los colores de Movimiento Regeneración Nacional (Morena). Dice que el estado agoniza. Que no hay ni para papel de baño.

Y que en materia de seguridad, o inseguridad, es una pesadilla, un reto mayor, mayúsculo.

¿Y qué no lo sabía cuando andaba en campaña?

¿No sabía que el estado donde nació está en manos de los cárteles del narcotráfico desde hace, por lo menos, tres décadas?

¿Acaso no sabe que a la ex gobernadora y ex correligionaria, Amalia García Medina, hasta el cabello le cortaron los malandros como una advertencia, allá por 2008?

Menos quejas, menos culpar al pasado, y más aplicación.

Eso piden los zacatecanos.

Eso piden los mexicanos.

 

El fracaso de Durazo

Con Alfonso Durazo Montaño no es distinto.

En el primer minuto del lunes asumió como gobernador de Sonora, en lugar de Claudia Pavlovich Arellano, del PRI.

Representa a Morena también.

Y el futuro del estado no es difícil imaginarlo.

Durazo Montaño ha sido y es un montañista -escalador- profesional.

Secretario particular de Luis Donaldo Colosio Murrieta.

Secretario particular y vocero de Vicente Fox Quesada.

Fracasado y fallido integrante del equipo -lo intentó, pero lo batearon – de Felipe Calderón Hinojosa.

Repuesto y experto se metió como la humedad y coordinó a Movimiento Ciudadano en la Cámara de Diputados.

Se entregó en brazos de Andrés Manuel López Obrador… y éste lo hizo secretario de Seguridad en su gobierno.

Pero el fracaso fue rotundo.

En 22 meses de Durazo al frente de la Secretaría de Seguridad, hubo 65 mil 574 muertes violentas, 63 mil 793 homicidios dolosos y mil 782 feminicidios.

¡Ah!, y tiene el nada honroso primer lugar desde que se contabiliza, con el año más violento y sangriento: 2019.

Nada más 34 mil 669 asesinatos y 959 feminicidios.

Es decir, 35 mil 628.

Por supuesto, no se puede evitar referirse al caso Ovidio.

Durazo Montaño mintió todo el tiempo, en un afán por esconder lo que realmente sucedió: Andrés Manuel López Obrador, su jefe y protector, ordenó liberar al hijo de Joaquín Loera El Chapo Guzmán, capo del cártel de Sinaloa, “para salvar a cuando menos 200 personas que habrían muerto en caso de no hacerlo” -liberarlo- pese a que ya lo tenían en sus manos el ejército y fuerzas federales.

 

Vámonos:

Investigadores de la UNAM aseguran que en los últimos 70 años en septiembre se concentra en México el mayor número de terremotos de magnitud 7 o mayor.

No obstante, aseguran que diciembre le supera.

 

albermontmex@yahoo.es               @albermontmex