Rechaza Colmenares presiones políticas y anuncia que se dará la cifra correcta sobre la cancelación del NAIM

Ante diputados federales, que lo sentaron en el banquillo de los acusados, el titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), David Colmenares Páramo, negó que por presiones políticas se haya retractado de los resultados de la revisión de la Cuenta Pública 2019 y los costos de cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), en Texcoco.

El funcionario aseguró que ya se realiza una investigación interna para determinar qué fue lo que pasó en ese caso y acotó que cesará a cualquier funcionario que haya desvirtuado, por intereses personales, el cálculo de los costos de cancelar esa obra.

“Estamos colaborando en la investigación de la Unidad de Evaluación y Control y pediré que se cese a todo servidor público que haya participado con intereses personales y que su actuación tenga interés político. No hay ningún tipo de presiones o mala fe, si hubiera yo sería el primero en denunciarlo”, aseguró frente a los cuestionamientos de los legisladores federales.

Ante los miembros de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación de la Cámara de Diputados, Colmenares Páramo precisó que en los próximos días dará a conocer los costos correcto de la cancelación de esta obra, el cual se hará con un método distinto al originalmente planteado.

A su vez, la ASF confirmó que de Agustín Caso, auditor especial de desempeño, fue separado temporalmente de su cargo, como parte del proceso de investigación sobre las inconsistencias que se detectaron en la revisión del NAIM.