Rechaza Corte amparo para reconocer la figura del poliamor en Puebla

3, abril 2024

Patricia Ramírez / Ovaciones
Foto: SCJN / Cuartoscuro.com

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) rechazó que más de dos personas sean reconocidas dentro de un matrimonio o concubinato, pues las leyes vigentes no están adaptadas par la figura del llamado poliamor.

LEE ADEMÁS: Eclipse Solar 2024: ¿Qué es y cómo observar el impresionante “anillo de diamantes”?

 

La primera sala de la Corte revisó un juicio de amparo promovido por una persona en contra de los artículos 294 y 297 del Código Civil para el estado libre y soberano de Puebla, que prevén las figuras del matrimonio y concubinato como la unión entre dos personas.

Al resolver el asunto, la sala revocó la sentencia del amparo que había otorgado el juez de distrito tras considerar que las normas reclamadas vulneraban el principio de igualdad y no discriminación, al excluir las relaciones poliamorosas.

Los ministros analizaron la evolución de las figuras del matrimonio y concubinato y advirtió que en el precedente sobre el matrimonio igualitario la exclusión se basaba en el sexo de sus integrantes, sin diferencias sustanciales en la aplicación del régimen (como en el divorcio, la repartición de bienes, la compensación, entre otros).

Asimismo, rechazó el reclamo de discriminación planteado por el solicitante de amparo se generó por la definición de las figuras y no por el sistema que las regula. Lo anterior, con objeto de aplicar los mismos supuestos normativos del matrimonio y concubinato al poliamor, el cual definió como aquellas relaciones con varias personas de forma simultánea con el debido conocimiento y consentimiento de cada uno de los integrantes.

 

LEE ADEMÁS: Survivor México: ¿Quién gana el Juego por la Recompensa este miércoles 3 de abril 2024?

 

Así, la sala precisó que el poliamor conlleva una operatividad distinta de las relaciones monogámicas, por lo que las reglas del matrimonio y concubinato —que se refieren a interacciones entre una pareja—, establecen presunciones y obligaciones específicas que no serían aptas para lograr una operatividad plena para este tipo de interacciones, ya que se verían limitadas dentro de la regulación existente, lo cual corrobora que la diferencia de trato no está basada en una condición discriminatoria.

Finalmente, la primera sala determinó que el no reconocer las relaciones poliamorosas dentro del matrimonio o concubinato no vulnera el derecho de libre desarrollo de la personalidad y el derecho a la familia pues de ninguna manera impiden su práctica. Ello es así, debido a que el derecho a formar una familia y relacionarse no se agota con esas figuras, ni tampoco deja de tener protección constitucional; por lo que no existe una restricción o prohibición para que las personas, como el solicitante de amparo, integren este tipo de relaciones.