Romo, de derecha y conflicto de interés; Tatiana y Manuel se pelean en twitter

Alfonso Romo Garza es un ejemplo de las contradicciones en la 4T.

El empresario absolutamente de derecha, cercano, según ha dicho, a Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León a Vicente Fox Quesada, dejó la Oficina de la Presidencia.

Dice que no renunció, que se cumplió el plazo de dos años acordado con Andrés Manuel López Obrador, y que, fuera del gobierno, continuará asesorándolo.

Andrés Manuel López Obrador lo señaló siempre por ser integrante de la mafia del poder, hasta que se unieron y, como sucede con todos los pecadores, purificó su alma.

Carlos Urzúa, ex secretario de Hacienda y Crédito Público, lo calificó como la principal muestra de conflicto de interés, al representar a la extrema derecha y tener acceso a información confidencial del gobierno mexicano.

-Pertenece a la extrema derecha y oscila entre el Opus Dei y los Legionarios de Cristo, dijo cuando dejó el gabinete porque no había libertad de acción.

Jefe de la Oficina de la Presidencia era el cargo oficial hasta ayer.

José Córdoba Montoya es, acaso, el más recordado como operador y ocupante de esa oficina con Salinas de Gortari, Ramón Muñoz, Juan Camilo Mouriño y Aurelio Nuño Mayer le siguieron.

¿Por qué llega al cargo?

En 2011 conoce a Andrés Manuel y, desde entonces, se suma a la causa.

Es, sin duda, un pago de favores de empresarios que apoyaron a al tres veces candidato presidencial.

Que le inviertieron.

Aunque capitalino, es identificado como parte del empresariado de Nuevo León, por casarse con Maca Garza Lagüera, hija de Alejandro Garza Lagüera.

Jamás fue considerado integrante real de ese clan, conocido como grupo Monterrey, pero tenía acceso a éste por la importancia de su suegro… quien lo acusó y demandó por haberlo engañado en las operaciones y venta de la empresa Cigarrera La Moderna, en la que fueron socios.

Y aunque los empresarios dijeron ayer lamentar su salida, por ser el mediador entre el inaccesible gobierno lopezobradorista y ellos, lo cierto es que jamás fue un hombre clave en Palacio Nacional.

Jamás pudo defenderlos de los ataques continuos de López Obrador. Y su salida se da cuando hay tirantez por la reforma al outsourcing.

Sus declaraciones fueron siempre contrarias al discurso de su jefe y amigo.

Dijo, por ejemplo, que el aeropuerto de Texcoco no debió cancelarse, que le dolió y que cancelarlo y cómo se hizo fue incorrecto.

Recientemente criticó la forma como se maneja la economía.

-Se está manejando como si hubiera un crecimiento de 9 por ciento y no de -9 por ciento, dijo.

Poco a poco se fue desdibujando.

Poco a poco bajó de perfil y se destiñó.

Siempre se dedicó más a proteger sus negocios que a contribuir a la cuarta transformación.

Es acusado de explotar a los cafetaleros en Chiapas.

Es un promotor del café transgénico, pese a que Andrés Manuel ha dicho siempre estar en contra.

Y es señalado de servir en complicidad a Nestlé, de la que es proveedor y donde trabaja uno de sus hijos.

Ha sido señalado de abusar de los trabajadores del campo y de ser desleal.

El dice que seguirá apoyando a Andrés Manuel y que debe trabajarse por los 80 millones de pobres en México.

¿Usted le cree a Alfonso Romo?

 

Amor entre hermanos

Tatiana y Manuel de Jesús Clouthier se enfrascaron ayer en un duelo tuitero.

Y todo por Romo, protector de Tatiana desde que ambos eran integrantes de Opción Ciudadana y quien sueña con ser gobernadora de Nuevo León, aunque lo niegue.

– Romo dejó el cargo porque se hartó de que diario se le golpee a los empresarios. Espero que sea agradecido con Poncho, tuiteó el hermano.

-Qué absurdo comentario y fuera de lugar, mal manejado, reviró la hermana.

 

Vámonos:  Sheinbaum no quiere declarar semáforo rojo en CDMX.

Pero es más rojo que la sangre.

 

albermontmex@yahoo.es         @albermontmex