Sinaloa

Por Guillermo Deloya Cobián

Un estado grande en muchos sentidos, pero subrayadamente en la calidez e intensidad con la que se vive el ambiente político en dicha entidad. La tierra que ha sido noticia en diversas ocasiones al estar en el centro telúrico de la sonada actividad delincuencial de las grandes agrupaciones del narcotráfico. Sin embargo, resalta del noble estado la aportación a la vida nacional por su gran vocación productiva, además de la conducción destacada en el gobierno de Quirino Ordaz, mandatario que diversas encuestadoras lo ubican con una calificación que lo destaca como el mejor gobernador del país. Esa buena calificación, sin embargo, no necesariamente se ha traducido en preferencia electoral, de acuerdo a las mediciones recientes donde se aproxima un cierre de fotografía para decidir quien sucederá en el poder ejecutivo del estado al Mazatleco. Y la elección viene aparejada a una interesante cartera electoral; 18 presidencias municipales con las correspondientes gubernaturas, 153 regidurías, 24 diputaciones de mayoría relativa, así como 16 de representación proporcional estarán como opciones en la boleta del próximo 6 de junio. Una elección que vendrá a distribuir el juego político, donde la atención mayormente se centrará en los cinco municipios que concentran poco más del 80% de la población total del estado. Nos referimos a Culiacán, Mazatlán, Ahome, Guasave y Navolato donde prácticamente se definirá la elección gubernamental. Desde los partidos políticos y las correspondientes alianzas se velan armas para la jornada electoral, y las campañas ya en desarrollo proponen una palestra de perfiles interesantes para el análisis. Para emparejar el análisis al signo político del bien calificado gobernador, empecemos por vislumbrar al candidato de la alianza “Va por Sinaloa”, donde se han conjuntado los partidos revolucionario institucional, acción nacional y de la revolución democrática. Pero antes de hacerlo visible, el dato curioso se aporta al saber que cuatro de los contendientes que hoy están en la justa electoral, o tuvieron cargos de elección popular por el PRI, o trabajaron para un gobierno estatal priista. Así llega Mario Zamora Gastelum, quien se mantiene activo en la política y en la administración pública desde 1999 cuando en la juventud se desempeñaba como coordinador de giras en la Secretaría de Desarrollo Económico del Estado. Vinculado en la administración pública en cargos federales, y con experiencia legislativa como diputado local y senador por primera mayoría en 2018. Por otra parte, el candidato de Movimiento Ciudadano Sergio Torres Félix, cuya proveniencia política también es del tricolor; encontró carrera en tal fuerza política desde su juventud, donde fue regidor en Culiacán, diputado local, diputado federal, presidente municipal de esa ciudad capital de 2014 a 2016, desde donde aspiró a convertirse en candidato al gobierno pero que optó por sumarse al proyecto de Quirino para posteriormente ser Secretario de Pesca en el gabinete. Movimiento Ciudadano lo presenta en la boleta, pero hay que saber que es una fuerza política que ha ganado modestos adeptos en esa entidad. En otro casillero también con inicios de priismo se encuentra la candidata Rosa Elena Millán Bueno, quien compite bajo los colores de Fuerza por México y cuya trayectoria la destaca como legisladora local, federal y hasta dirigente estatal del PRI en 2016. Para seguir con el priismo transformado, tenemos también a Gloria González quien ahora como candidata del Partido del Trabajo busca justificar y hasta ocultar ese pasado que la llevara a ser diputada local y coordinadora de “Prospera” en la entidad. Un fuerte contendiente quien argumenta que nunca ha sido priista, aunque haya trabajado en importantes encargos en gobiernos priistas es Rubén Rocha Moya, candidato de MORENA y el Partido Sinaloense. Fue coordinador de asesores de dos gobernadores del PRI, así como subdirector del ISSSTE en lo federal en la administración de Peña Nieto. El ahora senador con licencia por el partido guinda es uno de los finalistas en la contienda. Concluyamos la presentación de candidatos con el PES, quien candidatea a Ricardo Arnulfo Mendoza que a su vez renunció a MORENA, y con Redes Sociales Progresistas, cuya candidata Yolanda Yadira Cabrera renunciara al Partido Sinaloense. Finalmente, el único candidato sin vinculación partidista es el que ahora presenta el Partido Verde; Tomás Sauceño quien tuviera solamente cargos en la Universidad Autónoma de Sinaloa.

De un total de población de 3 millones 26 mil 943 personas, 2 millones 223 mil 559 están en la lista nominal por lo que se espera una importante participación ciudadana. Esperemos también una ordenada y segura fiesta democrática en esta cálida entidad.