Vislumbra OMS el fin de la pandemia de Covid-19

REUTERS / EFE

Foto: REUTERS

Ginebra, Suiza.- El mundo nunca ha estado en mejor posición para acabar con la pandemia de COVID-19, dijo el miércoles el jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien instó a las naciones a mantener sus esfuerzos contra el virus que ha matado a más de seis millones de personas.

“Todavía no hemos llegado a la meta, pero el final está a la vista”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, a periodistas en una conferencia de prensa virtual.

El comentario fue el más optimista de la agencia de la ONU desde que declaró el COVID-19 como una emergencia internacional y comenzó a describir el virus como una pandemia en marzo de 2020.

El virus, que surgió en China a finales de 2019, ha matado a casi 6,5 millones de personas y ha infectado a 606 millones, provocando trastornos en las economías mundiales y sobrecargando los sistemas sanitarios.

El despliegue de vacunas y terapias ha ayudado a frenar la gravedad de la enfermedad.

Las muertes por COVID-19 la semana pasada fueron las más bajas desde marzo de 2020, informó la agencia de la ONU.

Sin embargo, los países deben revisar sus políticas y reforzarlas para el COVID-19 y futuros virus, dijo Tedros.

Además instó a las naciones a vacunar al 100% de sus grupos de alto riesgo y a seguir haciendo pruebas para detectar el virus.

La OMS advirtió la posibilidad de que haya oleadas del virus y dijo que los países deben mantener un suministro adecuado de equipos médicos y personal sanitario.

“Esperamos que haya futuras oleadas de infecciones, potencialmente en diferentes momentos en todo el mundo, causadas por diferentes subvariantes de ómicron o incluso por diferentes variantes de preocupación”, dijo la epidemióloga principal de la OMS, Maria Van

SOBRE LA VIRUELA DEL MONO

Por otro lado, destacó que las cifras de nuevos casos de viruela del mono a nivel global siguen una tendencia descendente, aunque advirtió de que “no es aún el momento para relajarse o bajar la guardia”.

“Países y comunidades afectados deben continuar trabajando, y los sanitarios siguen necesitando apoyo en su preparación para diagnosticar y tratar nuevos casos, así como para evitar infecciones”, subrayó Tedros.

En la última semana se han confirmado 3.400 nuevos casos, de los más de 58.000 diagnosticados desde el inicio de este brote, ante el que la OMS declaró una emergencia internacional el pasado mes de julio.

Estados Unidos reportó 1.600 de esos nuevos casos semanales, seguido de Brasil (500), México (280) y Perú (210), mientras que en Europa, donde se reportaron las primeras infecciones en abril, España fue el país con más casos diagnosticados (casi 200), de acuerdo con los datos que actualiza la OMS.

Durante el brote se han confirmado 22 muertes, de las que 14 se reportaron en África, continente donde la enfermedad es endémica desde hace décadas en sus regiones central y occidental.

Los países con más casos acumulados desde el inicio del brote son Estados Unidos (más de 21 mil), España (6 mil 900) y Brasil (6 mil).

Tedros pidió hoy especiales esfuerzos a la secuenciación en laboratorio de genomas del virus causante de la enfermedad, “para entender mejor cómo está evolucionando”.