Y no les alcanzó la pepena de senadores; seguirá la compra

Alberto Montoya

“¡No traen los votos!”, “¡No traen los votos!”

Así celebraron los opositores el fracaso de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y sus aliados en su intento por aprobar la permanencia del Ejército en las calles hasta 2028.

No hubo modo, cuando menos ayer.

Ni con senadores traidores ni con los chapulines como Raúl Paz Alonso, que brincó del Partido Acción Nacional (PAN) a Morena, ni con los sometidos por Gobernación.

Ya sabe, con expedientes, con advertencias sutiles y con ofertas de toda clase.

Que más recursos para sus estados, que apoyo para obras y que se luzca el gobernador y que hasta una candidatura o una lana.

Morena y aliados nomás no tenían los votos y decidieron abortar. Necesitaban diez, si asistían los 128.
Pero algo extraño sucedió.
En Morena, sí, hay algunos legisladores que no están convencidos. No se ría, es cierto.

Inició la sesión con 68 y luego eran 99.

Y eso que el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, estaba en un hotel ahí mero, frente al Senado, todavía pepenando votos.

Leticia Robles tuiteó una foto, donde sólo se alcanzan a ver unos tenis, con la pregunta:

-¿De quién son esos tenis?
La respuesta no tardó en llegar.
-MÍOS!!! Saludos amiga, respondió el senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Mario Zamora.
Así, sin vergüenza.
En tribuna, Ricardo Monreal, coordinador de los morenos, planteaba devolver el dictamen a comisiones para analizarlo, discutirlo y, en su caso, aprobarlo y que vuelva al pleno.

Le recriminaban los opositores.

-Es de humanos errar, dijo el de Zacatecas cuando Gustavo Madero, ex líder del PAN y hoy legislador, le recordaba que pidieron siempre analizar el proyecto, enriquecerlo, consensuar.

Finalmente, la mayoría simple, que sí tiene Morena, aprobó regresar el dictamen a comisiones porque por más que contaban y recontaban no alcanzaban la cifra mágica: dos terceras partes de los presentes, por tratarse de una reforma constitucional.

Julen Rementería, coordinador de los senadores del PAN, celebraba como adolescente.

Xóchitl Gálvez, su correligionaria, también.
Lilly Téllez no se diga.
Clemente Castañeda, coordinador de MC, igual.
Miguel Angel Osorio, líder del PRI, prefirió el bajo perfil, mientras Claudia Ruiz Massieu sí se rifó en tribuna. Jorge Carlos Ramírez se mantiene. Eruviel Ávila se escabulló.

Castañeda dice que es un claro mensaje de firmeza del Bloque de Contención.

La historia aún no termina.
Tiene cuerda para rato y el proyecto presidencial no está muerto.

Vámonos:
Otra matanza en Guanajuato.
Al menos nueve hombres fueron ejecutados en un billar.
El ataque sería obra de integrantes del cartel Santa Rosa de Lima, de José Antonio Yépez El Marro, detenido y preso.

amontoya@ova.com.mx @albermontmex

Deja una respuesta