Aun no pasa lo peor de la pandemia: BBVA México

BBVA México aseguró que todavía no ha pasado lo peor de la crisis del Covid-19, ya que aún falta conocer el impacto de las reestructuras de los clientes de la banca en México, por lo que es posible que el índice de morosidad (IMOR) aumente en los próximos meses.

Durante la presentación del Informe Situación Banca, Carlos Serrano Herrera, economista en jefe del grupo financiero, indicó que si bien es probable que la cartera vencida crezca, las instituciones financieras cuentan con provisiones más que suficientes para poder hacer frente a un repunte en la morosidad.

Aunque consideró que se tiene una morosidad controlada, estable, aseveró que “no ha pasado todo en esta crisis, hay todavía que esperar. Hay que recordar que la manera en que se dio apoyo a aquellos clientes que se emproblemaron fue primero con estas facilidades de no pago durante cuatro o seis meses de los créditos”, afirmó.

En videoconferencia, explicó que afortunadamente la absoluta mayoría de los clientes de la banca pudo retomar sus pagos, más del 90 por ciento; pero para saber cuál va a ser el impacto final en la salud de la banca habría que ver qué ocurre con esas reestructuras en los próximos meses.

Según BBVA, en materia de quitas el acumulado de 12 meses en marzo pasado fue de 155.4 mil millones de pesos, para diciembre de 2019 fue de 143.5 mil millones de pesos y en 2018 de 137.1 mil millones de pesos, el máximo histórico se observó en noviembre de 2019, cuando llego a 175.1 mil millones de pesos.

“Es probable que en los siguientes meses vayamos a ver cómo el índice de morosidad, es decir, cartera mora sobre cartera total, pueda aumentar, pero esto se explica porque la cartera total está decreciendo por la menor demanda de crédito, por lo que no hay que leerlo como un deterioro”, explicó.

Respecto a la recuperación en la demanda del crédito, Serrano Herrera comentó que hay sectores que han sido muy golpeados durante la pandemia, pero ahora por la mayor movilidad y a medida que avanza la vacunación muestra una buena recuperación, como el sector restaurantero y el hotelero, donde ven un incremento en la demanda.

Además, agregó que se observa una buena dinámica también en algunos segmentos del crédito hipotecario, porque hay algunos hogares que lograron constituir con este mayor ahorro lo necesario para un enganche

“En el segundo trimestre es muy posible que cuando vean las tasas de crecimiento vean tasas muy negativas porque vamos a estar comparando contra el segundo trimestre del 2020, que es cuando el crédito aumento en empresas de forma notable, porque las empresas recurrieron a las líneas de crédito”.

Serrano consideró que para lograr una avance en la demanda de crédito se requiere de una recuperación de la economía, en el caso de BBVA México esperan que el PIB crezca 4.7 por ciento este año, pero hay quien estima que sea del 6.0 por ciento, lo cual puede ser factible si se aumenta el ritmo.

“No perdamos de vista que la economía cayó 8.5 por ciento el año pasado, ¿qué quiere decir esto? que aún si se materializan estos escenarios más positivos de crecimiento, por ejemplo 6.0 por ciento, todavía vamos a tener una economía más chica que la que teníamos en enero de 2020  y no vamos a ver una recuperación total del crédito, hasta que no veamos una recuperación total de la economía”.

Mientras que el crédito a empresas no va a tener una recuperación total hasta que no se recuperen los niveles de inversión no solo los vistos antes de la pandemia, sino aquellos que se observaban a finales del 2018 cuando comenzó una caída consistente, agregó.

Por otro lado, aseveró que hay un menor interés de los inversionistas extranjeros por invertir en valores gubernamentales mexicanos, un fenómeno que se intensificó desde el inicio de la crisis que generó la pandemia de Covid-19.

“Hay menos interés por invertir en México, y como en muchos países emergentes esto es algo que ha venido ocurriendo. Entre 2008 y 2014 había mayor interés de los extranjeros por invertir en valores mexicanos, luego con la elección de Donald Trump en Estados Unidos disminuyó más y ahora las cifras reflejan menor interés”, dijo durante la videoconferencia para dar a conocer el Informe Situación Banca.

De acuerdo con cifras del Banco de México (Banxico), abril fue el quinto mes consecutivo en registrar salidas en los flujos de capitales extranjeros invertidos en valores gubernamentales mexicanos y que fue por un monto de mil 472 millones de pesos.

Los resultados se deben en parte, precisó BBVA, a la incertidumbre que se vive en el país desde hace varios años y a los bajos niveles de inversión.

En este sentido, Iván Martinez, economista principal de BBVA México, explicó que los bonos gubernamentales mexicanos se siguen diferenciando negativamente del resto de los bonos o instrumentos de países emergentes comparables, tanto en 2020 como en el primer trimestre de 2021.

“México tiene reducciones en la tenencia de este tipo de bonos, mientras que en otros países emergentes de todo el mundo, incluso de Latinoamérica, vemos que ha habido menos entradas”, explicó.

Reiteró que es una situación que no se logra revertir y se profundiza más con el paso del tiempo aunque el país se encuentre en una etapa de reactivación.

“La tenencia de los extranjeros se ha reducido desde el choque de la pandemia… si lo comparamos con la crisis de 2008, en aquella ocasión y un año después ya se había recuperado el interés por los bonos mexicanos después de 12 meses”, dijo.