“¿El chiste es darme en la madre?”: Gertz, contra la DEA; Delgado exhibe fraude de 88, pero olvida a Bartlett

-¿El chiste es darme en la madre?

Alejandro  Manero está molesto.

Y así cuestiona.

Y en línea con la posición de Andrés Manuel López Obrador, su jefe, amigo y protector, el fiscal carnal se tiró a matar contra la DEA (Drug Enforcement Administration o Agencia Antidrogas), como pocas veces lo ha hecho un funcionario de ese nivel contra un organismo extranjero, principalmente de Estados Unidos.

Hay que exhibir, cargar el muertito, bueno los muertitos (sic) y echar la bolita que previamente echaron a México y a él en específico, dice el octogenario titular de la Fiscalía General de la República (FGR) contra la que existe una campaña negra, acusa.

En diversas entrevistas, el exjefe de la policía del otrora Distrito Federal, dijo que los de la DEA se rajaron, porque presentaron cargos contra Salvador Cienfuegos Zepeda, secretario de la Defensa Nacional con Enrique Peña Nieto y, luego lo aventaron.

-Están locos, no me voy a dejar.

-¿Son pendejos los de la DEA?, le preguntó Carmen Aristegui, en una de tantas entrevistas que hubo ayer en la radio, principalmente.

-Yo no llegaría a esos calificativos… todavía, contestó.

Es decir, sí son pendejos.

En consonancia con Andrés Manuel y lo que ha dicho de la DEA y el invento de pruebas que ésta hizo, Gertz Manero dijo que cuando ya la vieron de verdad pus se rajaron.

Así, nomás, y echaron la pelotita a México.

Gertz Manero asegura que interpondrán una demanda en contra de la DEA a nivel internacional, no sólo en México, porque no permitirá que le den en la madre ni a él ni a la Fiscalía.

Erigido en defensor de oficio de Cienfuegos Zepeda, quien a estas horas se carcajea de los estadunidenses, pero cuando estaba en la Corte ni volteaba a ver al juez, se escuda en que la principal razón para exonerar al general El Padrino, según los testimonios, ciertamente enredados y confusos, en las acusaciones de nexos con el narcotráfico es que el Departamento de Justicia estadunidense retiró los cargos para devolver al detenido el 19 de noviembre, luego de la presión del gobierno de López Obrador.

Washington aseguró que devolvía a Cienfuegos Zepeda por “consideraciones de política exterior” para que “pueda ser investigado” en México.

-No me vengan con ese cuento, no, señor, lo que pasa es que no tenían elementos. La política exterior es una cosa y la justicia es otra, dijo el defensor de Cienfuegos Zepeda.

La defensa del general se conoció apenas, fue pagada por el gobierno mexicano.

Ante la salida de Donald Trump de la Casa Blanca, con quien se alió López Obrador, la posición y el discurso de su gobierno y de los integrantes de éste se modificó para ser presuntamente desafiante y retador.

El objetivo es culpar a Washington de haber abusado en el caso Cienfuegos y de encabezar una cruzada contra el gobierno de López Obrador, a quien ciertamente comenzará a presionar sobre todo en materia energética y laboral, como parte del nuevo Tratado de Libre Comercio, llamado TMEC.

Joe Biden asumirá la presidencia de Estados Unidos hoy al mediodía y Donald Trump será cosa del pasado, de los libros de historia.

Y comenzará una nueva relación con Washington, áspera y de confrontación, porque la lealtad mal entendida de Andrés Manuel con Trump ha llegado a niveles insospechados y ciertamente dañinos para México.

 

Delgado olvida a Bartlett, en el fraude de 1988

Mario Delgado Carrillo grabó un spot en el que recuerda el fraude electoral de 1988 y en el que muestra a Morena, partido que preside, como una víctima, una oveja indefensa, ante los lobos hambrientos que son el PRI y el PAN. Al que llaman PRIAN.

Sí, esa elección en la que Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano ganó la Presidencia de México, pero le fue arrebatada por el PRI vía Carlos Salinas de Gortari.

Hubo una maniobra ofensiva, insultante, una mentada de madre para los mexicanos: cuando Cárdenas iba arriba en los conteos… se cayó el sistema.

Regresó con Salinas de Gortari al frente.

¿Y quién creen que era el responsable de la elección y de ese sistema?

Nada más y nada menos que Manuel Bartlett Díaz, el hoy flamante director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el mismo que tiene una treintena de propiedades no declaradas con valor cercano a los 800 millones de pesos.

Y el mismo que tiene un hijo, León Manuel Bartlett Alvarez, que vendió ventiladores al IMSS al triple de su valor.

Fue sancionado, pero ya lo perdonaron.

Bartlett Díaz ha sido purificado en la presunta izquierda, en realidad de centro y más conservadora que los conservadores que diariamente señala y acusa López Obrador.

¿Por qué no lo pusiste, mi Mario?

¿Por qué ocultarlo?

Que lo conozcan los millennials, los fieles de Morena.

Es la mafia del poder.

 

Vámonos: ¿Usted se va a poner la vacuna china?

 

albermontmex@yahoo.es        @albermontmex