El PSG le pasa por encima al Gamba Osaka

EFE

El brasileño Neymar, el argentino Leo Messi y el español Pablo Sarabia marcaron en la goleada del París Saint Germain (2-6) sobre el Gamba Osaka en el tercer y último amistoso del conjunto galo en su gira nipona, disputado en el Panasonic Stadium de Suita.
El internacional español, como en el anterior compromiso ante el Urawa Red Diamonds, fue el encargado de abrir el marcador (m.28). Neymar amplió distancias con una pena máxima (m.32) y aun- que Keisuke Korokawa acortó distancias (m.34), el luso Nuno Mendes (m.37) y Messi (m.40) situaron el 1-4 al descanso.
El nuevo técnico Christophe Galtier, armó su cuadro estelar con Donnarumma, Marquinhos, Kimpembe, Sergio Ramos, Achraf Hakimi, Vitinha, Verratti, Mendes, Sarabia, Messi y Neymar.
El brasileño completó su doblete particular, de nuevo a centro de Messi, a la hora de partido. Fue el momento en el que comenzaron los cambios en el PSG.
Entraron Leandro Paredes, Kylian Mbappé y Juan Bernat, y más tarde Kehrer, Kalimuendo, Mauro Icardi, Diallo, Ebimbe, Danilo y Gueye.

El Gamba Osaka también modificó

Prácticamente todo su once y aminoró la derrota con una diana de Hiroto Yamani (m.70), pero aún hubo tiempo para que Kylian Mbappé pusiera el broche de oro al transformar un penalti.

El PSG cierra de esta forma su periplo por tierras niponas con un trío de victorias, 2-1 al Kawasaki Frontale (2-1), 3-0 al Urawa del español Ricardo Rodríguez y 6-2 al Gamba Osaka.

LEO VS RAMOS

Por otro lado, ayer circularon imágenes en donde se revela la tensión que hubo en un entrenamiento del PSG, donde Lionel Messi y Sergio Ramos se encararon.

Así, como en los viejos, cuando defendían a Barcelona y Real Madrid respectivamente, Messi y Ramos protagonizaron un momento complicado cuando el argentino encaró al español por una acción que no fue de su agrado.

Los jugadores del PSG practicaban espacios reducidos, cuando Lionel dribló a Ramos, quien en su intento por quitarle el esférico, le dio una patada a Leo, que re- clamó que eso era innecesario y Sergio le puso paños fríos dándole un abrazo. El entrenamiento siguió sin problemas.