Exigen transportistas incremento al gobierno de CDMX

AIDA RAMÍREZ

Foto: Cuartoscuro

La dirigencia colegiada de Fuerza Amplia de Transportistas (FAT) demandó al gobierno capitalino aportar dos pesos a la tarifa, recién ajustada el 15 de julio pasado, para alcanzar los tres presos que se ha pedido desde hace más de un año y tener una tarifa justa.

“Si en verdad todos estamos interesados en tener un mejor servicio de transporte, como en el juego, todos debemos poner”, por lo que a partir de ayer, inició el proceso de “relacionamiento” con el gobierno de la Ciudad de México y el Congreso local, con el objetivo de lograr que se apruebe una partida presupuestal para 2023 y los años venideros por los dos pesos que faltan para completar la tarifa que necesitan en el corto plazo.

“No quitamos ni quitaremos el dedo del renglón, porque nuestro objetivo es alcanzar pronto los tres pesos que se necesitan para esta etapa y poco a poco recuperar lo perdido”, dijo su vocero Nicolás Vázquez, quien agregó que “a 40 días del incremento, hemos comprobado que el peso no nos alcanza para poder lidiar de una manera decorosa con todos los gastos que mover a un pasajero implica”.

Si bien señaló que “ese peso, sin duda, ha sido bienvenido, es apenas un respiro, pero no el oxígeno necesario y suficiente para tener fortaleza económica que se necesita para cumplir con la mejora del servicio a los niveles que la ciudad se merece”.

Los miembros de Fuerza Amplia de Transportistas (FAT) recordaron que a pesar del incremento de un peso, ellos siguen subsidiando más de la mitad del costo técnico de mover a un pasajero que es de 13.50 pesos; ello significa que “aún con el pasaje mínimo de seis pesos, ellos ponen 7.50 pesos, lo que es injusto”.

Se recordó que los demás modos del transporte del gobierno de la Ciudad de México, tienen un gran subsidio como el Metro que cobra cinco pesos, cuando el costo real para el GCDMX de un viaje-persona es de 16; el trolebús cobra cuatro pesos cuando su costo real es de 32.

En tanto, que el Tren Ligero cobra cinco pesos cuando su costo es de 29 pesos; el Metrobús cobra seis pesos por persona cuando su costo es de 12, y RTP cobra de dos a cuatro pesos, según la zona, cuando su costo real al día de hoy para el gobierno de la ciudad es de 15 pesos.

“Si los ciudadanos en general pusieron de su bolsa un peso más de manera directa para poderse transportar en el servicio público concesionado; y si nosotros, los transportistas, seguimos subsidiando el costo del transporte con 7.50 pesos cada viaje-persona en la Ciudad de México, creemos que es justo que el Gobierno también ponga su parte en este esquema para ir mejorando cada día no sólo las condiciones del servicio, sino también las condiciones económicas de quienes lo proporcionamos”, demandaron los transportistas en conferencia a las puertas de las oficinas de la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo.

Se señaló que este “relacionamiento” con las instancias necesarias tanto del gobierno de la Ciudad de México como del Congreso es para lograr que dentro del presupuesto actual y para los siguientes años, se asignen los recursos a través de una partida presupuestal precalificada, para obtener un bono de combustible donde se compensen los dos pesos que nos hacen falta por el momento, y no seguir acrecentando la diferencia que luego nos generan precisamente estos choques entre el mal servicio y la falta de grandes recursos para poderlo ofrecer”.

Agregaron que condiciones para hacerlo hay, ya que la actual administración anuncia constantemente de estar invirtiendo 80 mil millones de pesos para mejorar el transporte en la ciudad.

Pero de tales recursos, menos de 4 por ciento le es entregado al transporte público concesionado que abarca también al Metrobús y los bonos de chatarrización para nosotros, además de todo lo que tiene que ver con los Centros de Transferencia Modal o Cetrams”.

Deja una respuesta