¡Ganó el mejor!

Léon, justo campeón del Guard1anes 2020

Los Esmeraldas redondean una gran campaña.- Pumas da pelea, pero no le alcanza y cae 2-0, con goles Gigliotti y Moreno

LEÓN, Guanajuato.- La garra esmeralda espantó a los fantasmas del pasado y cazó la octava estrella de su firmamento.

Con dominio del juego y de las emociones, el León se proclamó campeón del Guard1anes 2020, con una sólida victoria sobre unos aguerridos, pero desesperados Pumas de la UNAM, por 2-0 (global 3-1).

Final diferente. Atípica. Sin la mezcla del regocijo y nervios de la afición en la tribuna, donde lo único que retumbó fueron los gritos de ambos planteles y una que otra expresión de apoyo que se escapaba de las bocas del staff esmeralda y del palco de la directiva encabezada por Jesús Martínez Jr.

Otras novedades en el Nou Camp y que elevaron el morbo de la Gran Final fue la reaparición de Alfredo Talavera, luego de que Julio González atajó durante las eliminatorias, mientras que Ignacio González fue titular en su último juego como profesional y cuando a lo largo del torneo no perfiló en el once inicial de Ambriz, pero “Nacho” anhelaba despedirse de las canchas a lo grande y lo logró.

Al final, hubo justicia y ganó el mejor. Porque León fue quien más puntos hizo en el torneo, el que tuvo el futbol más destacado y generoso, con una propuesta ofensiva y agradable, que llenó el ojo de los aficionados. Y aunque en la Liguilla quizás no tuvo el brillo de la fase regular, como fueron los duelos con Pumas, en cambio fue efectivo, mostró madurez para manejar los problemas que le presentaron sus rivales y los superó para cristalizar su sueño.

León es un dignísimo campeón. Hoy por hoy, el mejor del futbol mexicano.

 

POLÉMICA Y GOL TEMPRANERO

La final tuvo un comienzo a tambor batiente. León no esperó a ver qué propondría Pumas y se lanzó con todo al frente.

Tras los primeros avisos de la localía, los Pumas se salvaron de un posible penalti en contra, en una apretada mano de Carlos Gutiérrez dentro del área, mas el silbante Jorge Pérez Durán no la consideró al existir una distancia muy corta en el rebote de la esférica y el elemento de los universitarios. El VAR no intervino.

Pero Montes, Ramírez, Mena, Gigliotti y toda la artillería esmeralda estaban al acecho. León quería sangré y fue a los 11 minutos que el acoso de La Fiera dio su recompensa, con el primer tanto de la noche. Pase filtrado que madrugó a la central y Emmanuel Gigliotti en el anticipo sacó un disparo, lo suficiente potente para doblarle la mano derecha a Alfredo Talavera y acomodar el balón al fondo de las redes. Falló ‘Tala’, quedó la impresión que pudo hacer más.

 

MENA SE LESIONA

Poco antes de que llegara el invitado de honor, el gol, las alarmas de La Fiera se prendieron al ver que uno de sus referentes tambaleaba.

Ángel Mena, con un enorme gesto de lamento, presentaba dolencias, lo que obligó a Ignacio Ambriz a mirar a la banca y poner a calentar al costarricense Joel Campbell.

A los 14’, lo inevitable para el volante ecuatoriano, abandonar la final en el “carrito de las desgracias” y con los ojos llorosos, mientras que Campbell -quien se llevó un fuerte golpe en la ‘ida’- entraba al ruedo.

 

NIVELÓ, PERO…

Pumas comenzó a pelar la posesión del balón, pero no lograba generar ocasiones de peligro, sus artilleros Dinenno y Carlos González carecían de balones a modo y estaban bien custodiados.

Andrés Lillini modificó su once durante el primer tiempo. Pese al buen despliegue de Carlos Gutiérrez, el técnico de los auriazules quemó el cambio por la potencia ofensiva de Juan Manuel Iturbe, jugador que en su momento era duda para llegar a la ‘vuelta’ tras un golpe sufrido el jueves pasado.

Pero el drama por los soldados caídos, luego de múltiples choques y hostilidades, no quedó ahí, porque antes de irse a los vestuarios Campbell quedó ligeramente resentido por una entrada del central Johan Vásquez.

 

ENTRE SUSTO

La intensidad se mantuvo alta en la segunda aparte. Llegadas peligrosas por ambos bandos, aunque con más desesperación por parte de los capitalinos que no les importó arriesgar el físico.

Y así lo hizo Johan Vásquez (53’), en una serie de recentros en sector leonés. El central de los Pumas cayó noqueado por un choque de cabezas con Andrés Mosquera y no pudo continuar; el volante Favio Álvarez entró en su lugar, señal para que la visita cargara más a la ofensiva, porque el reloj también se volvía su enemigo.

 

ARBITRAJE NERVIOSO

Por su parte, Mosquera no tardó en recuperarse, pero cerca estuvo de dejar en desventaja a los suyos, por un resbalón que derivó en una plancha contra el lateral Alejandro Mayorga (61’). Pero al colombiano le salió barata, una tarjeta amarilla, a pesar de que Pérez Durán la revisó con el VAR, pero éste no se atrevió a pintar al colombiano de rojo.

Sin embargo, el árbitro central se mantuvo en el ojo de la polémica, ahora por guardarse una tarjeta para los Pumas, cuando Favio Álvarez frenó a un rival con un jalón de camiseta. El atacante de los auriazules fue amonestado a pocos minutos de ingreso, por lo que vio fortuna al no ser pintado con la segunda amonestación.

 

SEGUNDO ZARPAZO

Ambriz amarró la ventaja con cambios que fueron fundamentales, por los ingresos de Yairo Moreno y José Rodríguez en el lugar de Campbell y Jean Meneses, mientras que Lillini trató de agregar frescura al mediocampo, con la entrada de Erik Lira por Leonel López.

A los 83’ la defensiva de los Pumas pagó caro su desatención en la salida y recibió el segundo gol de la noche, el que opacaba todo ímpetu de remontar ante el poco tiempo que sobraba en el reloj.

“Chapito” Montes asistió a un motivado Yairo Moreno -en su reaparición tras una recaída de lesión muscular mientras el Guard1anes 2020 celebraba la fase de repechaje-, y tras recortar a un defensor, el mediocampista colombiano venció a Talavera con un disparo que significó el 2-0 en el marcador, el del título para un aplicado León que decora el campeonato con el invicto local y como líder.


LOS GOLES

1-0, minuto 11. Emmanuel Gigliotti, tras un pase filtrado al área, superó a los defensas y encaró a Alfredo Talavera con un potente disparo que le dobló la mano derecha al guardameta.

2-0 minuto 83. Tras una mala salida de Pumas, Luis Montes asistió a Yairo Moreno, quien posteriormente recortó a un defensa dentro del área y remató por el costado derecho de Alfredo Talavera.

 

QUINTO LÍDER CAMPEÓN EN TORNEOS CORTOS

León venció la maldición del superlíder y se convirtió en el quinto líder que se corona en torneos cortos: Antes lo hicieron América (Apertura 2014), Santos Laguna (Clausura 2012), Pachuca (Clausura 2007 y Clausura 2006) y Toluca (Verano 2000, Verano 1999 y Verano 1998).

 

LLEGÓ LA OCTAVA

El León alcanzó a Cruz Azul en cuanto a títulos de liga, con ocho en la vitrina; La Fiera dejó escapar esta oportunidad en el Clausura 2019, al caer en la final contra los Tigres.

 

EL GOL ES SU AMIGO

León cerró el Guard1anes 2020 con 17 partidos consecutivos anotando gol. En la J-6, los felinos empataron sin goles frente al Juárez FC, en el Olímpico Benito Juárez.

 

LEJOS DE CASA

Antes del León, el último equipo que se coronó como local fue el Guadalajara, en el Clausura 2017. Después de los rojiblancos, Tigres (AP2017 y CL2019), Santos (CL2018), América (AP2018) y Rayados (AP2019) triunfaron como visitantes.

 

SEGUNDO TÍTULO EN EL NOU CAMP

Las Finales del León en el Nou Camp, en la era de los torneos cortos: dos triunfos, dos derrotas y un empate.

 

CONQUISTAS DEL REY LEÓN

La Fiera ostenta ocho títulos de liga, por los torneos 1947-48, 1948-49, 1951-52, 1955-56, 1991-92, Apertura 2013, Clausura 2014 y Guard1anes 2020.

 

PUMAS SÍ ALCANZÓ OCHO… PERO PERDIDAS

En su historia, los Pumas han perdido ocho finales y fueron en los torneos 1967-68, 1977-78, 1978-79, 1984-85, 1987-88, Apertura 2007, Apertura 2015 y Guard1anes 2020.

 

LÍDER, MEJOR EN LAS FINALES

Fue la final 16 entre líder y sublíder de la competencia. El primer lugar del torneo lo ha ganado en 11 ocasiones.

 

ESTADIO LEÓN, INVENCIBLE

Los Panzas Verdes hicieron de su estadio una verdadera fortaleza. Además de campeones, dejaron la casa invicta, con siete ganados y uno empatado en fase regular, mientras que en Liguilla ganó los tres.

 

LA POSESIÓN FUE AZUL Y ORO

En la ‘vuelta’, ambos registraron la misma cantidad de remates (13), de las cuales, cuatro eran tiros al arco. En la posesión y en la efectividad de pases, Pumas dominó con el 60% y 82%, respectivamente, lo mismo que en tiros de esquina, al conseguir seis.