Jugadores del FIBA que pueden entrar en radar de la NBA

A la hora de imaginar lo que puede suceder en los planteles NBA para la 2020-2021 no solamente hay que hacer foco en los traspasos y agentes libres de la misma competencia ni en aquellos proyectos que vienen exclusivamente de la NCAA. Hace tiempo que la liga estadounidense ha abierto las puertas para las competencias del básquet FIBA y todo indica que el próximo mercado no será la excepción.

A continuación, repasamos algunos nombres que podrían entrar en los radares NBA en el corto o mediano plazo, separados por diferentes categorías: veteranos que estarían haciendo su debut, posibles regresos, jugadores cuyos derechos pertenecen a franquicias y candidatos FIBA a sumarse vía Draft 2020.

Uno de ellos es Facundo Campazzo, quien si bien ya ha estado vinculado a diferentes rumores NBA en los últimos años, todo indicaría que la 2020-2021 será finalmente la temporada en la que del salto a la mejor liga del mundo. Aunque todavía no hay precisiones sobre cuál podría ser su destino, lo cierto es que el argentino ya ha dado absolutamente todas las respuestas que podía dar en el básquet europeo, consolidándose como una de las piezas más importantes de dichas competencias en el último lustro. Sus números en la actual campaña (10,2 puntos y 5,2 asistencias) solo cuentan una porción de su impacto en el Real Madrid.



Entre las estrellas FIBA que nunca han jugado en la NBA también vale mencionar el nombre del lituano Marius Grigonis, un escolta de 26 años y 1,98 de estatura, que atraviesa un excelente momento con el Zalgiris de su país. Grigonis está promediando 15,7 puntos en lo que llevamos de Euroliga (7 partidos), lanzando un 43,3% en triples y habiéndose quedado con el premio al Mejor Jugador del Mes de Octubre. El rol del nacido en Kaunas en la NBA sería muy claro: abrir la cancha con su tiro de tres puntos, aunque a diferencia de otros especialistas como Matt Thomas, su combinación de físico y buen manejo también le dan potencial como para colaborar en otros rubros. Parece estar en el momento de su evolución.

El último nombre es el más veterano de la lista: Will Clyburn, alero que a sus 30 años se ha consolidado como uno de los mejores jugadores de la élite del básquet FIBA, de la mano del CSKA Moscú. Clyburn ya fue considerado uno de los tres jugadores más valiosos de la pasada temporada de la Euroliga, donde además se quedó con el título y el MVP del Final Four. Y lejos de aflojar, comenzó aún mejor en la edición 2020-2021: promedia 18 puntos y 4,3 rebotes, lanzando un 46,4% de campo y un 38,2% en triples. El oriundo de Detroit es un extraordinario jugador de rol, que ayuda en ambos costados de la cancha y está acostumbrado a jugar sin el balón en sus manos. Cualquier equipo NBA valoraría tener una pieza de su versatilidad, especialmente en el básquet de formaciones pequeñas de hoy en día.