La consulta inservible

Sólo faltan seis días para el 1 de agosto, cuando se llevará a cabo la consulta ciudadana para enjuiciar a los expresidentes.

En Palacio Nacional saben que reunir el 40 por ciento, unos 37.4 millones de votos, del padrón no será fácil.

Basta recordar que Andrés Manuel López Obrador ganó con 31.1 millones de votos en las presidenciales de 2018, seis millones menos que los requeridos para que el resultado de la consulta sea vinculante.

El objetivo del tabasqueño es dar a sus leales lo que quieren: circo, maroma y teatro.

Así se hará de discurso, porque es evidente que los participantes difícilmente sumaran tal cifra.

Aquí se trata de generar polémica, en un tema que es muy claro y en el que no existe otra opción: la ley no se negocia, la mayoría de los delitos que se pretenda imputar a los señalados prescribió -caducó- y será un desastre pretender enviar a prisión a Carlos Salinas, a Ernesto Zedillo,o a Vicente Fox, que concluyeron hace 27, 21 y 15 años, respectivamente.

-¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?, dice la pregunta redactada por los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Borraron los nombres de los expresidentes y se lavaron las manos.

Serán 528 millones de pesos -eso cuesta el ejercicio- tirados a la basura, cuando se requieren por la política de austeridá republicana.

Habrá 57 mil mesas receptoras en todo el país, que operarán de 8:00 horas a 18:00 horas el domingo 1 d agosto.

Los primeros resultados se conocerán esa misma noche, pero concluirán el lunes 2 de agosto.

Con 93 millones de mexicanos inscritos en el padrón, se necesitan  37 millones 439 mil votos.

-¡Hagan sus apuestas!, se escuchó en radiopasillo.

 

Llueva o truene, clases

López Obrador juega con fuego cuando anuncia regreso a las aulas llueva, truene o relampaguee, en agosto próximo.

Ya hay, desde ahora, oposición de los padres de familia, principalmente porque los niños y adolescentes no han sido (ni serán) vacunados para entonces, lo que les pone en riesgo ya que la variante Delta, dominante en la tercera ola, está atacando, precisamente, a los jóvenes.

Por eso la decisión de vacunar a los de 18 y más a partir de mañana, en la CDMX. Es de todos conocido que Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno capitalina, es incapaz de decir no a Andrés Manuel, por lo que ya anunció las clases presenciales también en agosto.

-Campeche fue un fracaso con ese experimento, que no lo olviden los gobernantes, se escuchó en radiopasillo.

 

radiopasillo@ova.com.mx