Muere el legendario Bill Russell a los 88

Gran promotor de los derechos humanos

Toda su carrera defendió los colores de Celtics y fue el protagonista de la historia dorada del equipo

CHICAGO, Illinois.- Bill Russell, once veces campeón de la NBA con los Boston Celtics, falleció a los 88 años, informó su familia con un mensaje en la cuenta de Twitter del exjugador.

“Bill Russell, el más prolífico ganador de la historia del deporte americano, falleció este domingo en paz a los 88 años, con su mujer, Jeannine, a su lado”, informó la familia de la leyenda de los Celtics.

Russell jugó toda su carrera en los Celtics, de 1956 a 1969, y fue el gran protagonista de la ‘Dinastía’ que conquistó once anillos, ocho de ellos consecutivos.

Su familia dijo que comunicará “pronto” los planes para su conmemoración. Dos veces campeón de la NCAA, oro olímpico en Melbourne 1956, Russell también fue el primer entrenador afroamericano de la historia del deporte de EU.

Dirigió a los Celtics en calidad de técnico-jugador de 1966 a 1969 y conquistó los títulos de 1968 y 1969.

“Su forma de entender las batallas es lo que iluminó su vida. Denunció las injusticias con implacable claridad con la que pretendía romper el ‘status quo’, y con un ejemplo que, pese a que nunca fuera su humilde intención, siempre inspirará el trabajo en equipo, el altruismo y el cambio”, aseguró su familia.

En su gloriosa carrera como pívot de los Celtics, Russell llevó a la franquicia hacia la conquista de once títulos en doce finales, rindiéndose solo en 1958 frente a los San Luis Hawks.

Uno de los mejores pívots defensivos de siempre, entre sus logros también destacan cinco premios MVP y doce llamadas para el All-Star.

Para honrar su legado, la NBA dedicó a él el premio al MVP de las Finales, que fue ganado este año por Steph Curry, de los Golden State Warriors.

Pocos jugadores tuvieron un impacto en la historia del baloncesto como el de Bill Russell, legendario pívot de los Boston Celtic, tras una carrera prodigiosa que le vio conquistar once títulos de la NBA, ser el primer técnico afroamericano de los deportes estadounidenses y un incansable luchador contra las discriminaciones.

Russell fue el primer técnico afroamericano en la historia de la NBA, al aceptar una posición de jugador-entrenador de 1966 a 1969, cuando Red Auerbach pasó a la directiva de la franquicia.

El legado de Russell trasciende lo deportivo. Fue un incansable defensor de la libertad y de la igualdad, luchando contra las discriminaciones.

Se negó a participar en una exhibición en 1961 precisamente para enviar un mensaje en contra las discriminaciones, toleradas durante demasiado tiempo.

La ciudad de Boston honró en 2013 a su leyenda con una estatua colocada en la City Hall Plaza, punto de fotografía obligado para todos los amantes del deporte ráfaga de los Estados Unidos.

Su memoria en Boston y en el deporte estadounidense es eterna y la NBA no dudó en definirle como “el más grande campeón en la historia de los deportes en equipo”. Su deceso causó gran pesar, lo que se notó a través de las redes sociales en las que aficionados y profesionales de distintas épocas lamentaron la partida del legendario basquetbolista, que marcó una época en las duelas y fuera de ellas.