Nadal accede a su decimocuarta final; va contra Ruud

EFE

 

París, Francia.- El español Rafael Nadal jugará su decimocuarta final en Roland Garros, una ronda en la que nunca ha perdido, tras la retirada del alemán Alexander Zverev, que se torció un tobillo y fue evacuado en silla de ruedas y entre lágrimas.

Tras unos minutos en el vestuario, el germano regresó a la pista apoyándose en dos muletas para saludar al público.

Los dos tenistas habían sobrepasado las tres horas de partido y el español acababa de igualar a 6 juegos el segundo set, tras haber ganado el primero por 7-6 (8).

Nadal reconoció que, pese a la alegría que supone alcanzar una nueva final, no podía ocultar su tristeza por la retirada de su rival en esas condiciones.

“Es duro verlo así, estoy triste por él, ha jugado un gran torneo, ha luchado por ganar un Grand Slam y no podrá conseguirlo por ahora. Lo lamento mucho”, dijo.

El español reconoció que el partido fue duro -“tres horas y ni siquiera se cerraron dos sets”- y reiteró su pena por la retirada del alemán: “Para mí es un sueño, pero acabar así es un poco triste. Es un momento difícil para mí ver así a Sasha”.

El español, el día de su 36 aniversario, algo que el público le recordó con un ‘cumpleaños feliz’ antes de empezar, se convierte en el segundo finalista más veterano de la historia del torneo, sólo superado por el estadounidense Bill Tiden, que tenía 37 cuando alcanzó esa fase en 1930.

Si el domingo levanta su decimocuarta corona, será el ganador más mayor, superando a su compatriota Andrés Gimeno.

VA CONTRA RUUD

El noruego Casper Ruud jugará la final de Roland Garros, la primera de su carrera en un Grand Slam, tras derrotar al croata Marin Cilic, 3-6, 6-4, 6-2 y 6-2 en 2 horas y 55 minutos.

El tenista, octavo del ránking a sus 23 años, se medirá al español Rafael Nadal, quinto del mundo, que busca su decimocuarta corona en París tras haber superado las semifinales por el abandono por lesión del alemán Alexander Zverev.

Un gran reto para el noruego, que nunca antes ha jugado contra Nadal, el cual nunca ha perdido una final en París.

Ruud ha roto todos sus techos en esta edición de Roland Garros, donde quedó en la parte más fácil del cuadro y se benefició de la eliminación en octavos de final del griego Stefanos Tsitsipas, cuarto del mundo y finalista de la pasada edición, lo que le allanó el camino a semifinales.