Pide Coparmex a diputados federales no aprobar reforma sobre electricidad en sus términos; “se encarecerían tarifas”, advierte

POR AIDA RAMÍREZ

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) reiteró su llamado a los diputados federales, a no aprobar la reforma constitucional en materia eléctrica tal como fue presentada, pues ello podría propiciar el incremento de por lo menos el 17 por ciento para las tarifas domésticas y de por lo menos 150 por ciento para las empresas; y se generaría un boquete en las finanzas públicas”.

Solicitó que en la discusión prevista para este domingo, escuchen las voces de los ciudadanos, tomen en cuenta las opiniones de todos los sectores y voten por lo que México necesita, privilegiando las razones técnicas y económicas, así como el bienestar de todos los mexicanos.

“Tal como lo hemos hecho a través de una carta dirigida a Diputados Federales -con el respaldo y colaboración de los Centros Empresariales adheridos a Coparmex que en 101 ciudades del país aglutinan a más de 36 mil empresarios-, reiteramos el llamado a nuestros representantes en San Lázaro, para que eviten dañar al país y a las familias con una reforma sin consenso y sin haber atendido los comentarios a los artículos 25, 27 y 28 de nuestra Constitución vertidos en más de 150 horas en el Parlamento Abierto”, indicó.

El sindicato patronal señaló que la reforma no debe ser aprobada sin cambios, ya que destruye el Mercado Eléctrico Nacional (MEN) y afecta a toda la cadena de valor del sector energético al eliminar a la Comisión Reguladora de Energía (CRE), así como al Centro Nacional de Control de Energía (CENACE), y al invertir el despacho eléctrico privilegiando a las plantas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por encima de las más limpias y baratas.

Además, sostuvo, no debe ser aprobada tal cual fue presentada porque permitiría que solo la Comisión Federal de Electricidad (CFE) pueda comprar y vender energía al precio que ella decida.

“Es decir, en la práctica, la reforma crea un monopolio, desplaza al sector privado en beneficio único de la CFE debido a que los privados que hoy compiten para generar energía sólo podrían venderla al precio y cantidad que ésta decida comprar, lo cual terminaría con la competencia en nuestro país”, advirtió.

El organismo que encabeza José Medina Mora Icaza, señaló que otro de los puntos que enlistó con preocupación es la cancelación de todos los permisos y contratos de generación vigentes y los pendientes de resolución por la CRE, hecho que resulta violatorio de lo previsto por la Ley de Procedimiento Administrativo para cancelación de permisos otorgados por la autoridad.

La Coparmex insistió que, de darse la reforma, cancelaría todos los contratos entre privados o entre privados y CFE; “otros de los efectos negativos anunciados por expertos, académicos, legisladores y empresarios, serían el incremento de por lo menos el 17 por ciento para las tarifas domésticas y de por lo menos 150 por ciento para las empresas; además se generaría un boquete en las finanzas públicas”.

Y subrayó que un elemento particularmente pernicioso y que atenta contra la sustentabilidad ambiental es que se interrumpiría la transición energética y pondría en riesgo de cumplimiento los tratados internacionales firmados por México, incluido el Acuerdo de París y el T-MEC, además de recordar que en los primeros meses de este año se asistió al parlamento abierto para expresar su punto de vista y propuestas en torno a este tema.

El sindicato patronal puntualizó que México “no necesita más división, polarización ni legislaciones dogmáticas o ideológicas, nuestra nación requiere diálogo y colaboración para que las familias puedan superar sus carencias, salir de la pobreza a través de empleos formales, bien pagados, con prestaciones; donde se ponga al centro de las decisiones a las personas, su dignidad y bienestar, se respete el Estado de Derecho que da certeza jurídica a la inversión y se preserve nuestro derecho a un medio ambiente sano”.