Prietos y blanquitos alborotados y alocados al 2024

El banderazo del Presidente Andrés Manuel López Obrador para la sucesión presidencial parece que va más que serio  y ahora ya tiene, por lo menos a los de Morena  alborotados y alocados.

Para nadie es secreto que apenas va medio sexenio y ya hay luz verde para la carrera al 2024 que sin duda provocará que los tres principales, Claudia Sheinbaum favorita del Presidente, Marcelo Ebrard de Relaciones Exteriores y Ricardo Monreal como líder del Senado le metan toda la leña para atizarle más al fogón.

López Obrador abrió la carrera presidencial para evitar que se les vaya solo el panista Ricardo Anaya que anunció, previo a las elecciones que no competiría por una diputación federal ni la aceptaría como plurinominal de esas que son becadas, sino que comenzaría un recorrido por todo el país, obviamente  para el 2024.

Desde luego que no es habitual que se haga este tipo de proyectos  cuando la actual administración va a la mitad del camino, sin embargo para el Presidente son otros tiempos  y se tiene que acelerar.

Vamos a ver entonces de esos tres presidenciables quien se muestra más certero de trotar con el mejor paso para llegar como puntero a la hora de la verdad, son dos años al menos los que hay que aguantar las embestidas, el lodazal, el fuego amigo, las cargadas del partido y más.

En la cuestión mediática si el Presidente quiere ir perfilando  a sus favorita, pues simplemente la tendría que  pasear más en las mañaneras para ir fortaleciendo su preferencia, le daría puntos aunque su administración este patas para arriba.

La sombra del Presidente supera cualquier negativo para Sheinbaum. Ella lo sabe y también le apuesta alcanzar la preferencia de los morenos. Sin embargo, sería mal mensaje para el partido y su militancia si el Presidente le levanta la mano,  obvio de forma disfrazada.

Su cargo como jefa de gobierno le da la posibilidad de estar diario en los medios de forma natural, sobre todo con los que tiene alcances financieros, porque también la mayoría está en contra por l maltrato que les ha  hecho el Presidente López Obrador.

Para Marcelo Ebrard hay el recuerdo que hoy se revive de aquel pacto del 2012 cuando dejó libre el camino a López Obrador para competir por la Presidencia que perdió al final contra Enrique Peña Nieto.

También Ebrard se ha preparado para competir en el 2024, también ha sido apaleado por los ahora opositores pero antes por el partido oficial y el mismo partido  que le dio la jefatura de gobierno en 2006, el PRD.

El escenario que maneja de corte internacional, hace pensar que podría ser el tapado porque para nadie es secreto que en ese plano se tejen los candidatos naturales a la Presidencia.

En el terreno  de Ricardo Monreal, es el líder de los senadores y con una gran cercanía al Presidente. Con su vagancia política es el que construye acuerdos hasta con el diablo, si es necesario, para sacar las tareas, vaya como las que hoy atiende del propio Presidente.

Al igual que Sheinbaum y Ebrard gobernadores (Jefes de gobierno) de la CDMX, Monreal gobernó Zacatecas y con el plus de tres veces senador y tres veces diputado federal, vaya muy correteado.

Bueno, ahora la tercia de morenos no les queda otra que comenzar a construir su estructura para dar la pelea que no será nada fácil si  tomamos en cuenta  que abiertamente el vox populi indica que López Obrador quiere imponer a Claudia Sheinbaum.

El riesgo sin duda será muy alto porque tanto Ebrard como Monreal difícilmente se sumarán ante una pejeseñal de esa naturaleza y en cambio pueden ser los activos que le hagan falta para garantizar el triunfo. Esto apenas comienza.

 

QUE TAMBIÉN ESTA LISTO EL PRI PARA LLEGAR A LA PRESIDENCIA

También en el PRI su líder Alejandro Moreno “Alito” levantó la mano para decir que están listos para regresar a la Presidente  en el 2024.

Desde luego que sonó como broma pero no, los priistas dice que están muy echados para adelante y que si efectivamente están puestos para trabajar al 2022, 2023 y prepararse para llegar a la Presidencia de México en 2024.

Le comenté en días pasados  que  en el PRI estaban levantando la mano otras voces y otros personajes que pedirían una asamblea o reunión nacional para analizar las elecciones donde perdieron todas las gubernaturas priistas en juego. Incluso la necesidad de cambiar la dirigencia, por esos resultados, pero parece que no pasó nada.

Alito mantiene el discurso que ganaron la Cámara de Diputados que  hoy tienen la mayoría Morena comandados por Ignacio Mier, pues de 48 subieron a 70 legisladores su bancada. El Pan de Marko Cortés también presume que a Morena le bajaron  50 diputados y ellos, los blanquiazules subieron de 79 a 111. Que con ello le quitaron la mayoría calificada al Presidente.

 

ALFARO Y EL PRESIDENTE ¿QUE PLATICARÍAN?

Que se dirían Enrique Alfaro  y el Presidente López Obrador en su reunión ayer en palacio nacional, lo que sale al aire es cuestiones de trabajo, meterle a la seguridad y más, pero el fondo cual será.

No pierda de vista que hay un pendiente que se registró con acusaciones, Alfaro denunció que de Palacio Nacional salieron los manifestantes que provocaron a los policías y que dejaron una estela de agresiones y detenciones que levantó ámpula a nivel nacional culpando al gobernador.

Que fue una provocación orquestada desde Palacio dijo el gobernador, en consecuencia le reviraron desde la secretaría de Gobernación. La pregunta sería si ahora que estuvieron de frente fumaron la pipa de la paz o simplemente el Preside lo ignoró. Ya saldrá el tema y tal vez el golpeteo si es que el gober levanta la mano para el 2024 por movimiento naranja.

Jachavez77@yahoo.com

Deja una respuesta