¿Quién pompó acarreados, quién pompó?

Esa frase que utiliza Andrés Manuel López Obrador desde hace casi veinte años cuando se refiere a financiamientos o recursos poc claros, aplica a la perfección para preguntar quién llevó esos presuntos 250 mil apoyadores al Zócalo para su mitin que organizó por el tercer aniversario de su llegada a la Presidencia.

Porque en su mañanera de ayer, López Obrador se dijo feliz y contento por la respuesta de sus seguidores, que llegaron, dijo, hasta de estados y ciudades lejanas y apartaron sus lugares desde temprano, el miércoles.

En las calles aledañas al Zócalo había cientos de camiones y autobuses que trajeron a los contingentes y a bordo de los cuales les daban su torta, sándwich y agua o jugo.

Las delegaciones estatales y municipales de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se movilizaron para trasladar a los leales desde donde fuera necesario para enviar una señal de fuerza.

-Bien aprendido de los conservadores: movilizar a los simpatizantes, con matracas, banderas y banderines y, eso sí, muy gritones para aquello de las porras, se escuchó en radiopasillo.

 

Sólo para calmar ansiedad

Las nuevas medidas de restricción que anunció Joe Biden complican los viajes a Estados Unidos, pero son para proteger a sus ciudadanos.

Control de acceso y ganar tiempo, aunque para el subsecretario de Salud de México, Hugo López-Gatell Ramírez, no sirve de nada, porque el virus llegará de cualquier forma.

Mismo discurso de marzo de 2020, cuando comenzaba la pandemia por Covid-19 y, para no aplicar pruebas y ahorrar dinero al gobierno, dijo que de nada servía hacerlo y rechazó cerrar fronteras o instalar filtros.

-Medidas como cierre de fronteras y cancelación de vuelos por la variante Ómicron sólo sirven para reducir la ansiedad y no para evitar su propagación, dijo hace un par de días.

-Son medidas que pudieran reducir ansiedad pero no detendrán la propagación de la variante, añadió.

Y todo esto tiene que ver con la estrategia aplicada en Europa y en países de Asia y América.

Han restringido vuelos, sobre todo procedentes de Africa, donde nació la variante llamada Ómicron, exigen pruebas y ya contemplan hasta cuarentena, mientras aquí las puertas están abiertas de par en par, “al fin que el virus llegará tarde o temprano”.

Anoche se conoció de un presunto primer caso de Ómicron en México y ya hacen estudios para confirmarlo o descartalo.

 

Complicidad

En la fuga de reos de Tula, Hidalgo, queda claro que sin un cómplice dentro el penal la operación hubiese sido imposible.

Un camión distribuidor de gas, equipado con una plancha de acero en la defensa en una especie de tumbaburros  fue suficiente para derribar la reja de la cárcel.

Y, ahora, todos se dicen inocentes.

 

radiopasillo@ova.com.mx