Reforma ahuyenta capitales y devalúa; oootro ridículo de CFE; recula ASF con el aeropuerto

Morena mayoriteará hoy la reforma eléctrica en la Cámara de Diputados y, como ordenó Andrés Manuel López Obrador, no le cambiará ni una coma.

Y el peso se devalúa, porque los capitales comienzan a volar a mercados donde exista más certidumbre y donde no haya una amenaza de regreso a la época de las carretas.

Prefieren invertir donde su dinero corra menos riesgo.

Y eso devalúa al peso.

Desliz, le llaman los mentirosos del gobierno, para no reconocer que la moneda mexicana se devalúa, pierde valor, vale menos.

Y dirán, como en la época de los ratas neoliberales -AMLO dixit-, que a México le conviene que el peso se devalúe porque así ganan más al exportar.

Y provoca que la gasolina aumente de precio, pese al subsidio de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), que de nada ha servido hasta ahora, porque la tipo Magna, la más utilizada, no baja de 19.65 promedio en la zona centro del país.

¿Por qué?

Porque la mayor parte es importada.

Porque, otra vez los ratas neoliberales, en los gobiernos del PRI y del PAN de los últimos 30 años nomás no les interesó invertir en Petróleos Mexicanos (Pemex) y sólo se dedicaron a gastar sus ingresos, a exprimirlo.

Era la caja chica -no tan chica, por cierto- del gobierno en turno.

El entonces líder del sindicato petrolero, Carlos Romero Deschamps -está calladito, calladito porque no quiere ir al tanque desde que lo invitaron a dejar el hueso- me confesó extrañamente, porque era subordinado del PRI y de su gobierno, en una comida en Ixtapan de la Sal, Estado de México, que el gobierno de Enrique Peña Nieto no quiso jamás invertir en las refinerías, en los pozos petroleros ni en las plataformas marítimas.

Y que las puertas se habían abierto inexplicablemente a los inversionistas ingleses, porque, además, en toda la costa del Golfo de México hay decenas de  yacimientos no explotados o a medio explotar.

Tortas, les llaman.

Los abren, les extraen crudo y los dejan así, cuando requieren inversión, me dijo.

Y que la maquinaria de Pemex es chatarra, fierro viejo en su mayoría.

Pero la solución no es, ahorita, en esta crisis, meterle dinero a la petrolera, ni estar como en el pasado.

Y eso es lo que hará la reforma eléctrica: dar prioridad a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y marginar a los inversionistas privados al obligarlos a modificar los contratos, a renegociar, pese a que producen energía limpia.

La CFE volverá al uso de combustibles altamente contaminantes para la producción de electricidad, sumado a que los expertos han advertido que las tarifas aumentarán, lo que pegará a todos los mexicanos, que pagaremos más por el servicio.

¡Ah, pero los malditos neoliberales gandallas no lo volverán a hacer!

Pues claro: ya se habrán ido con su dinero a donde les respeten y no se cambien las reglas de la noche a la mañana.

 

Por cierto, qué ridículo de la CFE

¿Quién maneja la comunicación?

Mire que tuitear pretendiendo destacar la labor de los trabajadores de la empresa del Estado para restablecer el servicio de energía durante la crisis de la semana pasada ¡con fotos robadas de otros portales!

¿A quién se le ocurrió?

¿Y el jefe de prensa, qué hace?

Los tuiteros de las benditas redes sociales no perdonan y CFE tuvo que disculparse… con otro ridículo:

– Aceptamos un error en la selección del archivo fotográfico; lo que no aceptamos es que se deje de reconocer el gran esfuerzo de las y los trabajadores de la CFE que sin interrupción lograron restablecer el servicio eléctrico en el norte del país.

 

¡y también la Auditoría!

Andrés Manuel esta vez no mintió: tiene otros datos.

Luego de que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) dijera que el costo por deshacerse del aeropuerto de Texcoco fue superior 232 por ciento a lo programado por el gobierno de la 4T, al pasar de 100 mil millones de pesos a 331 mil millones, López Obrador dijo ayer en la mañanera que no, que esos números están mal.

Y dijo, como siempre, y con sarcasmo:

-Yo tengo otros datos.

¿Y qué cree?

Que la ASF hizo el ridículo.

Reconoció por la tarde en un comunicado que sí, que hicieron mal los cálculos y que aunque sí costó más de lo programado, las cifras están mal.

-Se reconoce que existen inconsistencias en la cuantificación realizada en el marco de la auditoría, por lo cual su contenido está siendo objeto de una revisión exhaustiva. Al momento se ha detectado ya que dicho monto es menor a lo estimado inicialmente por una deficiencia metodológica, dijo en un comunicado oficial.

¡Chale!, como dicen en el barrio.

Que ridículo de David Colmenares, el auditor.

 

Flores, de yerro en yerro

Tal parece que las cosas van de mal en peor para el suspirante a la silla presidencial de Metepec , Estado de México, Fernando Flores.

El Tribunal Electoral del Estado de México falló en su contra y dijo que superó toda realidad con su promoción exagerada antes de los tiempos legales.

Flores se adelantó y violó la ley electoral. Basta recordar los espectaculares con los que inundó el municipio.

Los errores del empresario que sueña ahora con ser político no terminan ahí.

Lo asesora el abogado y representante del PAN en el Instituto Electoral del Estado de México, Alfonso Bravo, quien no ha ganado un caso.

 

Vámonos: Las imágenes de Ecatepec ayer dejan bien claro algo: el terror, el miedo a morir de los mexicanos. Y el uso electoral de la vacuna por parte de Morena. Ahí andaban los siervos de la nación tomando datos de las credenciales del INE de los adultos mayores vacunados.  ¿Pus no que son distintos?

 

albermontmex@yahoo.es                                 @albermontmex