Regaño por grito

FIFA LLAMA LA ATENCIÓN A MÉXICO POR EXPRESIÓN HOMOFÓBICA

De continuar, final del preolímpico podría ser a puerta cerrada

El presidente de la Federación Mexicana de Fútbol, Yon de Luisa, señaló en conferencia de prensa, que la afición asistente al Preolímpico de Concacaf volvió a caer en el grito homofóbico por el que México ha sido sancionado y llamó erradicarlo. Agregó que en caso de continuar, analizarían la posibilidad de cerrarle la puerta al público, pues la FIFA le volvió a llamar la atención a nuestro país por ese motivo.

“En los partidos que se han dado, sí se ha escuchado el grito, afortunadamente no muchas veces, pero esperemos que la gente se concentre en apoyar a nuestra selección”, señaló De Luisa.

El Preolímpico de la Concacaf tiene como sede Guadalajara con un número limitado de aficionados en las gradas, algunos de los cuales han insistido en ofender al portero del equipo rival con un grito que la FIFA calificó de homofóbico, por el cual ya ha multado a la Federación y podría tomar medidas más fuertes disputar la final del certamen a puerta cerrada.

“Este tipo de actitud no se debe permitir, trabajaremos para eliminarla para que la asistencia sea familiar como ha sido históricamente en nuestro país”, apuntó.


CONTINÚA

El Preolímpico tendrá el domingo su fase de semifinales con los partidos México-Canadá y Honduras-Estados Unidos, cuyos ganadores se clasificarán a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

De Luisa aceptó que la FIFA tiene conocimiento de la falta de los hinchas y llamó a que la parte final del campeonato transcurra con disciplina en las gradas.

“Una cosa significa apoyar al equipo y otra insultar o menospreciar al rival; estamos convencidos que esta triste práctica se va a terminar y esperamos que sea pronto”, añadió.

De continuar la ofensa, México podría ser sancionado con el veto a sus estadios o con medidas más severas, por lo que el directivo llamó a que los aficionados no perjudiquen a México.

“Confío en que la gente va a sumar”, dijo y agregó que en caso de que los gritos homofóbicos persistan, la final del evento jalisciense podría disputarse a puertas cerradas para evitar mayores problemas con el órgano rector del balompié a nivel mundial.