Rey Vargas quiere ‘arrancarle la cabeza’ a Magsayo

EFE

 

 

El mexicano Rey Vargas retará este sábado en San Antonio, Texas, al filipino Mark”Magnífico” Magsayo, en una pelea por el título de peso pluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Después de cuatro años con destacadas actuaciones en la división súper gallo, Vargas, que tiene 35 victorias en igual número de pleitos, 22 por nocáut, intentará arrebatar el cetro pluma al portentoso Magsayo, quien en enero pasado dio una de las notas principales del año al vencer al estadounidense Gary Russell jr.

Será un combate atractivo. Masgayo suma 24 triunfos en fila, 16 por la vía rápida y llegará confiado, luego de destronar a Rusell y arrebatarle el cinturón verde y oro del CMB.

“Vargas siempre retrocede en las peleas, habrá nocáut, sino corre demasiado. Para ganar tendré que usar mi juego de pies; el tipo es alto y va a correr”, dijo Magsayo en la conferencia de prensa previa al duelo, en las que ratificó su confianza.

A los 27 años, el filipino pasa por un momento de alza y será un escollo para el mexicano, que estuvo más dos años sin subir al cuadrilátero en coincidencia con la pandemia. Recuperado de una lesión, en noviembre pasado superó por decisión unánime a su compatriota Leonardo Báez, en un pleito en el que mostró buenas condiciones en las 126 libras.

“Me preparé bien y espero subir al ring como la mejor versión de mí; no estoy confiado, pero trabajé duro; espero arrancarle la cabeza”, señaló el mexicano de 31 años.

Vargas llega ambicioso a la categoría pluma, en la que pretende hacerse con el cinturón del Consejo Mundial y luego buscar unificar títulos en una categoría con varios monarcas, los mexicanos Leo Santacruz, de la Asociación Mundial, y Enmanuel Navarrete, de la Organización Mundial y el británico Josh Warrington, de la Federación Internacional.

El mexicano deberá ir por pasos y primero concentrarse en el duro reto que significa Masgayo, un púgil que propone los combates, veloz y con buena pegada, al que Vargas deberá neutralizar desde la larga distancia, con una buena defensa y un boxeo técnico que detenga los embates del asiático.