Será inmortal

ATLANTIS, AL SALÓN DE LA FAMA DEL CODE JALISCO

Férreo gladiador es amoroso padre de familia

Atlantis, el legendario luchador del Consejo Mundial de Lucha Libre, será ‘inmortal’ pero no sólo por sus logros en el deporte de los costalazos, ni por el cariño que la afición le ha profesado durante sus casi 39 años de profesional, sino también porque el día 25 será exaltado al Salón de la Fama por el Consejo Estatal para el Fomento Deportivo de Jalisco (Code).

Oriundo de Tepatitlán, Jalisco, el ‘Ídolo de los Niños’ -como lo bautizó el desaparecido doctor Alfonso Morales Villela-, recuerda su infancia: ‘Me crié entre ganado y sembradíos. Iba a las corridas de toros y al jaripeo, pero desde siempre me gustó la lucha libre’. Fue su amor por este deporte el que le llevó a aprenderlo de uno de los más grandes profesores que registra la historia del ‘Arte del Gotch’: Cuauhtémoc ‘El Diablo’ Velasco Vargas.

Sobre su nominación al Salón de la Fama, señala en exclusiva: ‘Es un honor que reconozcan la carrera de uno como deportista’.

El jalisciense, que se incorporó a las filas de la entonces Empresa Mexicana de Lucha Libre, hoy Consejo Mundial de Lucha Libre, en la década de los ochenta, tiene en sus vitrinas máscaras y cabelleras invaluables que ha ganado en escenarios de máxima categoría como la Arena México.

INCÓGNITAS VALIOSAS

Entre los gladiadores a los que despojó de su incógnita en la ‘Catedral de la Lucha Libre’ enclavada en la colonia Doctores se cuentan: Talismán, Hombre Bala, Tierra Viento y Fuego, Kung Fu, Mano Negra, Villano III, Último Guerrero y La Sombra.

Sin embargo, en este momento de su carrera, señala que no tiene en la mira un rival con el que le gustaría exponer la incógnita: ‘Hace unos años con ese ímpetu de la juventud quería desenmascarar a todos. Después te vas asentando. Eso no significa que no me guste ganarle a todos mis rivales eso es diferente, pero exponer la máscara ahora no es algo que me motive. Tendría que surgir una rivalidad y un pique realmente muy fuerte. No me gusta dejarme ganar la pelea por nadie’.

Sobre la anhelada contienda de máscara contra máscara entre él y Fuerza Guerrera, que jamás se concretó, explica las razones: ‘Primero, porque no fue un pique tan intenso para haber llegado a esa instancia. Fueron dos años de rivalidad, pero por ejemplo con Villano III fue una batalla constante a lo largo de cinco años hasta que no hubo más camino’. ‘Aunado a lo anterior, cuando finalmente firmaríamos el contrato se lastimó y luego cambió de horizontes. Ya nada se pudo concretar. Lo que es para uno, aunque te quites’.

EL PADRE

Aunque han sido muchos los rivales que han querido conocer el rostro del inconmensurable jalisciense han fracasado en su intento. Sin embargo, hay quienes sin ser sus enemigos han tenido oportunidad de conocer la fisonomía que ha hecho caer máscaras y cabelleras. ‘No es fácil ser luchador profesional enmascarado cuando tienes hijos pequeños. Cuando mis hijos eran chicos alguna vez lo llegaron a comentar en el salón y no faltó el papá que me preguntó sobre mi profesión. Nunca he tenido complejos y me gusta ser franco, por lo que respondía afirmativamente’.

‘Incluso llegamos a irnos de vacaciones varias familias de los amigos de mis hijos en aquellas épocas. Ahora, ya grandes y profesionistas, evidentemente la situación es diferente, más porque uno de mis hijos abrazó la carrera de luchador’, comenta el tapatío, que gracias a las enseñanzas de su maestro ‘El Diablo’ Velasco hizo del ejercicio un estilo de vida.

‘Logré inculcarles a mis hijos el amor por el deporte. No toman y no fuman’, comenta el múltiple campeón mundial, que tiene en Atlantis Jr., a su heredero.

‘Atlantis Jr., ha visto desde niño lo exigente que es este deporte y decidió dedicarse a él. Ahora mismo se quiere comer el mundo a patadas voladoras’, apunta ‘El Rey de la Atlántida’.

SENCILLEZ

Consolidado en la élite de los luchadores mexicanos apunta con gran sencillez: ‘No sólo con mi hijo, sino con todos los luchadores siempre aprendo. En la lucha libre jamás dejas de aprender, por es importante mantenerte en el gimnasio. Es también hasta por salud’.

Algo que le ha valido a Atlantis para llevar una vida plena es el hecho de que pudo encontrar el balance entre su vida profesional y personal: ‘Una vez que entro a mi hogar y me despojo de la incógnita me convierto en un padre de familia como cualquier otro’.

Protagonista de varias películas, el gladiador de los Altos de Jalisco, comenta que como experiencia es algo bonito, pero muy demandante ‘además de que no está muy bien pagado’.

Al día de hoy, cuando Atlantis echa una mirada atrás y observa a aquel niño que jugaba entre ganado y campos de cultivo se da cuenta que el esfuerzo ha valido la pena. ‘Creo que cuando se nace con ángel para una actividad y uno le echa ganas los resultados son positivos’.