Advierte consejero del IECM que recorte puede poner en riesgo los resultados electorales

POR PATRICIA RAMÍREZ

Es indispensable que los organismos electorales locales tengan total autonomía frente a los poderes Ejecutivo y Legislativo y parte de esa autonomía depende de contar con los recursos suficientes para realizar sus actividades, advirtió el consejero del Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM), Ernesto Ramos Mega.
Al participar en el foro La Autonomía Financiera de los Órganos Constitucionales Autónomos, enfatizó que en caso de que la solicitud de presupuesto del IECM sufra modificaciones, éstas deberán estar debidamente justificadas y no deben ser extremadamente drásticas, porque puede afectar el funcionamiento y cumplimiento de las obligaciones de estas autoridades y los derechos de la ciudadanía.
Recalcó que en el caso del IECM, éste sufrió un recorte del 40 por ciento de su presupuesto en 2022, y se realizó sin justificación alguna o argumentación del Congreso local.
Por ello, un escenario como este durante la realización de un proceso electoral puede influir drásticamente en su desarrollo, incluso en los resultados, de ahí que resulta importante garantizar un grado de autonomía presupuestal, para que no se afecten los procesos, fines y obligaciones que mandata la ley, con el fin de evitar que se violen los derechos político-electorales y de participación de la ciudadanía.
Afirmó que es necesario motivar con argumentos y datos objetivos cualquier situación de disminución o aumento al presupuesto, “porque toda decisión sobre un organismo público que no está debidamente motivada, es una decisión arbitraria y no tiene cabida en un régimen democrático”.
Ramos Mega detalló el trabajo de los órganos electorales en la realización de procesos electorales y participativos, así como en la construcción de ciudadanía, debe estar respaldado con recursos financieros suficientes para garantizar a la ciudadanía ejercicios limpios, libres, directos, con un voto secreto e instituciones autónomas.
Recordó que la creación de los institutos electorales nacional y locales se dio con el fin de dotar de certeza a los comicios y gracias a ello se avanzado mucho en esa materia en los últimos años.
Añadió que los órganos autónomos requieren de un presupuesto adecuado para su funcionamiento, el cual debe ser aprobado por la Cámara de Diputado o el Congreso de alguna entidad federativa.
Dicha reducción, dijo, impactó en detrimento de algunas actividades sustanciales del órgano electoral capitalino, y se hicieron ajustes, como la reducción en la instalación de mesas de votación durante la Consulta de Presupuesto Participativo, se imprimieron menos boletas, con menor calidad y se dejó de utilizar líquido indeleble.
En su ponencia, el Consejero Ramos Mega propuso que es necesario que los órganos autónomos cuenten en cada ejercicio anual con una base presupuestal, la cual no debe disminuir, garantizando su autonomía y funcionamiento, y sólo en caso de requerir una ampliación presupuestal debido a la realización de actividades extraordinarias, se debe justificar.

Finalmente, expuso que la situación de disminución presupuestal por la que atraviesa el IECM es complicada e inédita, por lo que los tribunales electorales o la Suprema Corte de Justicia de la Nación deben intervenir y garantizar los recursos presupuestales suficientes, para detener los caminos hacia un sistema autoritario y arbitrario que inhiba la posibilidad de hacer elecciones limpias, libres, directas.