Afirma Biden que la inflación es su mayor prioridad nacional

WASHINGTON, EU (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó este martes que la inflación es su “máxima prioridad doméstica” en un discurso donde explicó su plan para reducir los precios, que no incluyó medidas nuevas, mientras se ve acosado por las críticas.
Biden habló desde la Casa Blanca sobre inflación en una intervención en clave electoral ante la proximidad de los comicios legislativos de noviembre próximo, donde es posible que los demócratas pierdan el control de ambas cámaras del Congreso.
“Nuestra economía ha pasado de estar en vías de recuperación a estar en movimiento y quiero que todos los estadounidenses sepan que me estoy tomando la inflación muy en serio y que es mi máxima prioridad doméstica”, dijo el mandatario.
Agregó que su prioridad es el bienestar de los ciudadanos y que no se afecte la economía de Estados Unidos.
Se espera que este miércoles, se conozca el dato de inflación correspondiente al mes de abril, que los analistas esperan que sea igual o incluso más alto que el de marzo, cuando la tasa se situó en el 8,5%, la mayor desde 1981.

Dos factores

Biden apuntó que las dos causas principales de la carestía son la pandemia, que ha afectado a la cadena de suministros, y la invasión rusa de Ucrania que ha provocado un incremento de precios de la gasolina y de los alimentos.
El presidente hizo hincapié en que esos dos factores tienen una “naturaleza global”, con lo que han afectado a varios países.
Acto seguido enumeró las medidas puestas en marcha por su Gobierno para rebajar la inflación y apoyó la decisión de la Reserva Federal (Fed) de subir los tipos en medio punto, el mayor incremento en dos décadas.
Biden recordó, entre otros, su iniciativa de elevar los impuestos a los más ricos y las grandes corporaciones; así como su decisión de aumentar la producción nacional de petróleo y de liberar crudo de las reservas estratégicas nacionales para disminuir los precios de la energía.
En ese sentido, criticó a los republicanos por querer “aumentar los impuestos a las familias de clase media” y eximir a los multimillonarios y las grandes compañías, además de acusarles de no haber puesto sobre la mesa “ni una sola solución” para bajar los precios de la energía.
Biden se refirió de forma específica a los problemas en la cadena de suministro y aseguró que, así como ha sido capaz de solucionar algunas de esas dificultades, depende de la aprobación del Congreso para sacar adelante alguna de las iniciativas, y culpó de nuevo a los conservadores por bloquear sus propuestas.
Detalló que propone una vía que aboga por reducir la inflación y hacer crecer la economía bajando los costes para los trabajadores, aumentando sus salarios, reduciendo el déficit y “haciendo que las grandes corporaciones y los estadounidenses más ricos paguen su parte justa”.