Aguirre pretende armar un conjunto competitivo

“LOS DUEÑOS NO QUIEREN SUFRIR TANTO”

No se trata de invertir más, sino de elegir bien a los jugadores para tener un Mallorca más fuerte

Palma, España.- El entrenador mexicano Javier Aguirre dijo el lunes que los propietarios estadounidenses del Mallorca “no quieren sufrir tanto” la próxima temporada en la Liga española y aseguró que ya “trabajan” en la planificación de la plantilla y la continuidad del delantero kosovar Vedat Muriqi, cedido por el Lazio.

El Mallorca certificó la permanencia en la última jornada al derrotar (0-2) a Osasuna en el estadio El Sadar.

“Hemos hablado del futuro con el presidente (Andy Kohlberg) y algunos directivos porque es necesario. Algún cambio tiene que haber. Los dueños no quieren sufrir tanto en una liga de tanta exigencia. Vamos ya, no a invertir más, sino a elegir bien para darle alguna vuelta (a la plantilla)”, explicó Aguirre a Movistar +.

Una de las primeras negociaciones emprendidas por la directiva y Aguirre, que seguirá al frente de la dirección técnica del Mallorca, es asegurar la continuidad de Muriqi, según admitió el entrenador azteca.

“Muriqi cayó muy bien entre la afición y el vestuario. Es grande y tan raro (mide 1.94 metros y le han apodado “el Pirata”) como encantador, sensible y muy amable. Cuento con él, pero es tema de despachos con la Lazio (dueño de sus derechos federativos), no depende de mi”, aseguró Aguirre, quien pese a todo confía que se llegará a buen puerto para alcanzar un acuerdo.

Preguntado de cómo había afrontado los días previos a la ‘final’ por la permanencia en Pamplona, respondió: “Le di mucha naturalidad. Sabía que el equipo estaba en buen tono. No quise meterles más presión a los jugadores. Solo le les pedí que se guardaran mucho en casa, que estuvieran tranquilos y que hicieran una vida normal, sin tanto exhibicionismo en cosas que pudieran distraerles. Y a juzgar por los resultados. funcionó”.

En ese contexto hizo pública lo que denominó “una anécdota” con el presidente del Mallorca, Andy Kohlberg, en los días previos a ese partido. “Tuvimos una comida esta semana y el director deportivo (Pablo Ortells) no asistió por motivos personales y nos quedamos sólo un par de horas. ¿Me vas a creer, pero no hablamos nada del partido?

Eso es impensable con un presidente español o mexicano, ya que estaría las dos horas diciéndome ‘tenemos que ganar, ¿eh?; tenemos que ganar’. Estuvimos muy distendidos hablando de la inmortalidad del cangrejo y la verdad se dicha, nos vino bastante bien”, contó.