¡Ahí viene el diablo!

DERROTA AL PACHUCA Y TOMA EL SUBLIDERATO

Con gol agónico de Rigonato, deja tendidos a los tuzos.- Los rojos se ponen a 3 puntos del América y el sábado lo reciben en el Infierno

PACHUCA HGO.- Los Diablos Rojos del Toluca, demostraron que son candidatos al campeonato, al derrotar como visitantes 1-2 a los Tuzos del Pachuca, en un partido con un dinámico primer tiempo y un segundo periodo de bostezos, pero que les alcanzó a los mexiquenses, con gol de último minuto, para dejar tendidos a los pachuqueños, en el cierre de la fecha 8 del torneo Grita México Apertura 2021.

Una victoria importante para los mexiquenses, porque les permite subir al subliderato de la clasificación, ubicándose a tres puntos del líder América, con quien se verán las caras el próximo sábado, cuando lo reciban en el Infierno Rojo, en su estadio Nemesio Diez.

Mientras para Pachuca fue doloroso por estar en casa, porque tuvo la ventaja y lo remontaron y porque sigue sin repuntar y fuera de zona de repechaje.

 

VENTAJA TUZA

Duelo disparejo en la cancha del estadio Hidalgo que lució vacío, debido a la pandemia, entre dos equipos con aspiraciones diferentes: los Tuzos, con el propósito de salir de los últimos lugares de la tabla de posiciones, mientras los Diablos para subir posiciones y ubicarse en una mejor posición en la tabla.

Pachuca con la obligación de ganar comenzó a “hacer el gasto” en el área mexiquense y poco a poco fue ganando terreno, pero expuesto a los contragolpes comandados por Sambueza que, aunque peligrosos, fueron contenidos por el cuadro bajo hidalguense.

 

FÚTBOL Y GOLES

Pero tanto va el cántaro al agua… A los 13 minutos, Catalán centró desde la banda derecha, Érick Sánchez, ganó el saltó a los centrales toluqueños, pero su remate de cabeza se estrelló en la base del poste derecho de Luis García, Kevin Álvarez que acompañó la jugada remató de derecha, el balón iba hacia el portero, solo que el “Dedos” López lo desvió y se anidó en las redes choriceras.

El gol tuvo un doble efecto en el trámite del partido, Pachuca fue por más ante las facilidades que Toluca le otorgó después del golpe anímico que les provocó el gol en contra, pero Sambueza comenzó a tomar el balón y a ordenar a su medio campo para acompañar la salida de los diablos con el esférico en sus pies.


EMPATE ESCARLATA

La paciencia y la insistencia fue el mejor aliado de los Diablos porque a los 31 minutos, el “Burrito” Hernández se perdió en la salida entregándole el balón en la media luna al español Ian González, quien de primera intención cruzó el balón al poste izquierdo de Ustari, que, aunque se lanzó, fue imposible detener el balazo de ibérico con el cual empató el marcador a un gol.

Con el empate, los dos equipos bajaron sus revoluciones y sus ataques fueron más ordenados, se olvidaron de los balonazos a profundidad para hacer un fútbol más elaborado, con mayor acompañamiento que le bajó el ritmo al partido, finalizando la primera parte sin grandes emociones en las áreas.

 

EL DIABLO METIÓ LA COLA

Para el segundo tiempo las acciones de gol escasearon, Toluca y Pachuca, precavidos, ocupados primero en no recibir el gol y apostando por un fútbol conservador, a esperar el error del rival para hacer el tanto de la diferencia, totalmente diferente al primer tiempo donde ambos conjuntos hicieron un fútbol vertical en busca del arco rival.

Pezzolano y Cristante, técnicos de ambos equipos, se desesperaban en sus bancas ante la poca profundidad de sus escuadras; realizaron cambios en busca de fabricar mayores oportunidades de gol y poco a poco el partido comenzó a crecer acercándose al final del partido.

Se dice que el partido se “trabó”, pero en realidad se volvió “tedioso”, de un área a la otra los equipos salían con balón dominado y al llegar a tres cuartos las ideas escaseaban entregaban la pelota y a otra cosa.

 

DE ÚLTIMO MINUTO

A los 80, Pachuca se animó, por fin llegó al área roja pero el centro terminó en la defensiva toluqueña, que sin problemas alejó el peligro.

Cuando parecía que ambos equipos pactaban el empate, un pésimo rechace de Cabral a la media luna, permitió que Rigonato, con apenas unos minutos en el terreno de juego, empalmara de derecha para vencer con un tiro lejano a Ustari que fue “tapado” por su defensiva y poner adelante a su escuadra 2-1 como visitantes.

Toluca terminó como dueño y señor de un partido que parecía empatado, pero que al apostar a la paciencia como un gran diablo, logró pero en realidad se volvió “tedio- el resultado.

Deja una respuesta