Ahora sí hasta aplaudieron, tuitearon, retuitearon y…

Standard and Poor’s movió la perspectiva de Mé- xico de negativo a estable y ratificó la calificación de la deu- da soberana de largo plazo en moneda extranjera y local.

Estrellita en la frente al gobierno mexicano por el manejo financiero.

Ahora sí las consultoras y calificadoras no son conservadoras, irres- ponsables, vendidas ni están al servicio de los intereses de los grandes capitales y de los neoliberales. Hasta son brillantes.

Fitch Ratings y Moody’s han sido tachadas hasta de corruptas por sus análisis, negativos generalmente, de la economía mexicana.

El argumento de la calificadora internacional es que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha aplicado y mantenido una política fiscal y monetaria cautelosa y un plan de austeridad en el gasto desde que asumió en diciembre de 2018.

Hasta ahí, todo bien. Pero, siempre hay un pero, y no lo dicen los aplaudidores. Esos como Rocío Nahle, que hasta tuiteó una felicitación en el colmo del servilismo.

-Dada la etapa en que se encuentra el ciclo político -a dos años de las elecciones presidenciales- y la polarización en el Congreso, la califica- dora asegura que no espera que se aprueben iniciativas (reformas) cons- titucionales que presionen el entorno de negocios.

O sea, traducido al español, gracias a que Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y sus abyectos y vividores diputados y senadores no tienen mayoría calificada, necesaria para las reformas constitucionales, es que se ve tranquilidad en el cierre del sexenio.

2021 para terminar con esa mayoría calificada que el voto de castigo y sin análisis de 2018 de 31.1 millones de mexicanos le otorgó a Morena y a Andrés Manuel para hacer lo que quisieran?

Hay que agradecer -y no exagero- a la alianza Va por México -inte- grada por el Partido Acción Nacional (PAN), el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y lo que queda del Partido de la Revolución Democrá- tica (PRD)- que no haya más reformas constitucionales.

Que no se dañe más al país.

Que esta presunta estabilidad dentro de la inestabilidad, la mayor inflación en 21 años y la pérdida de poder adquisitivo quede sólo en eso.

Esa es la molestia de Andrés Manuel y sus leales.

REGLAMENTAR GOBIERNOS DE COALICIÓN

Quien no pierde el tiempo es Ana Lilia Herrera.
La diputada del PRI presentó una iniciativa para reglamentar los go-

biernos de coalición.
Se llama Ley de Gobierno de Coalición. Propone establecer el conte-

nido mínimo que deba considerar un acuerdo o convenio de coalición para dar certeza a la sociedad de por qué alianza va a votar, así como el objeto, la agenda de gobierno, los ejes de acción, los objetivos específi- cos, la asignación de cargos y las causas de disolución.

La transición de alianzas electorales a gobiernos de coalición tiene que darle certeza a la sociedad sobre el programa, la agenda legislativa de conjunto que nos comprometemos a impulsar, y por supuesto, de que el mérito valga y el esfuerzo se reconozca, dice el proyecto.

Es decir, lo que va a hacer y no sólo ir en alianza para ganar.

El abstencionismo visto en junio pasado en las elecciones de Oaxaca de 62 por ciento es muestra del escaso interés que provocan en la gente.

-Basta de improvisaciones, basta de cuotas y de cuates, dice. Vámonos: Callaré sólo si me matan, dice Alejandro Moreno Cárdenas, líder del PRI. Hay tiro.

amontoya@ova.com.mx @albermontmex