Amarra Barcelona pase a la Champions

El Barcelona recurrió a Xavi Hernández para alcanzar este curso, sobre todo, el pase a la Liga de Campeones, que ya es matemático, con un golazo de Jordi Alba a falta de tres jornadas para el conjunto azulgrana en LaLiga Santander, que sigue en ebullición por abajo, cuyo recorrido del sábado repone al Alavés y al Levante al borde de un abismo que también acecha al Mallorca, los tres en descenso, y del que se alejan, nada definitivo aún, tanto el Cádiz como el Granada, que dependen de sí mismos.

Mientras, por la ‘Champions’, el Barça venció en el minuto 94 por 1-2 al Betis y, por Europa, el Athletic empató 0-0 con el Valencia, la pugna contra el descenso relanzó al Cádiz, vencedor a última hora y en superioridad numérica contra el Elche (3-0) para situarse con tres puntos de renta, y al Granada, con dos puntos de colchón tras ganar por 2-6 contra el Mallorca, relegado al antepenúltimo puesto, al tiempo que agravó la situación límite del Levante, a cinco de la permanencia, y del Alavés, a seis y goleado 4-0 por el Celta, que ratificó su continuidad en la elite, con Iago Aspas ya por los 17 goles en este ejercicio.

Cuando Xavi aterrizó en el Camp Nou, procedente de Catar, como el ídolo que retornaba al club de su vida para resolver un momento crítico, su equipo era noveno. Hoy es segundo, a punto de confirmar también el subcampeonato y tiene ya sellada su clasificación para la Liga de Campeones. Si entonces logró 18 puntos en 13 jornadas, con él disparó sus cifras hasta los 51 puntos en sus 22 encuentros, con 16 victorias desde su llegada al banquillo.

También ganó en el Benito Villamarín (1-2). Lo hizo en la última acción del partido, con una tremenda y formidable volea de Jordi Alba que fue definitiva.

Cuarto de hora antes lo había adelantado Ansu Fati. La facilidad goleadora del delantero es extraordinaria, tanto como su fútbol, peleado este curso con las lesiones. Tres minutos después, Marc Bartra remató el 1-1 para dejar todo como estaba entre el Barcelona, segundo, y el Betis, quinto, hasta el golazo de Jordi Alba.

EL ALAVÉS, GOLEADO Y HUNDIDO: “NOS HAN PASADO POR ENCIMA”

En el otro lado de la clasificación, el Alavés lo tiene peor que nadie. Es el último de la tabla. A seis puntos de la salvación con nueve por jugarse, no hay margen de error para el conjunto vitoriano, zarandeado por 4-0 por el Celta al ritmo de Denis Suárez (un sector de la afición reclamó su continuidad en el club gallego), asistente en el 1-0 de Thiago Galhardo y en el 2-0 de Iago Aspas en el primer tiempo. “Nos han pasado por encima. Hemos fallado en todo”, asumió el capitán visitante, Víctor Laguardia, que pidió perdón a sus seguidores.

Ni la suerte acompañó al Alavés en Balaídos, tal y como demostró el desafortunado tercer gol y el golpe definitivo para la victoria del Celta y su continuidad irrebatible ya en Primera División, cerrada por el decimoséptimo gol de esta Liga de Iago Aspas (4-0). Objetivo prioritario cumplido por Coudet. Al Alavés aún le queda una ocasión: ganar al Espanyol, al Levante y al Cádiz, sus últimos rivales, y esperar resultados ajenos. No depende sólo de él.

Un problema evidente que también sufre el Levante, cuya victoria del viernes contra la Real Sociedad (2-1) quedó en poco por los resultados del sábado. Por las victorias tanto del Cádiz como del Granada. El equipo valenciano, que estaría de mitad para arriba de la tabla si solo contaran las últimas diez jornadas, es penúltimo… Y está a cinco puntos de escapar de su rutina de la campaña, el descenso, cuando ya se agota el tiempo. En su calendario aparecen las visitas al Real Madrid y al Rayo Vallecano y el duelo en casa contra el Alavés, último, en la penúltima cita que será crucial para el descenso de categoría de uno, otro o los dos.

EL GRANADA Y JORGE MOLINA SOBREPASAN AL MALLORCA (2-6)

A dos puntos de la permanencia (que realmente son tres porque tiene la diferencia particular perdida con el Granada) está el Mallorca, que recayó a la antepenúltima plaza con la goleada sufrida en su terreno precisamente con el conjunto andaluz. No depende de sí mismo el equipo balear, golpeado con una efectividad inesperada (seis goles en siete remates) y con una rotundidad impropia del fino filo en el que se mueve la salvación.

El equipo de Aitor Karanka, invicto en sus tres citas al frente de su conjunto, doblegó 2-6 a un rival tan directísimo como el Mallorca, al que ahora aventaja en dos puntos… Y al que ha ganado la diferencia particular en caso de un hipotético empate a final de curso. Oro puro en esta recta final para el Granada, que mandó en el marcador en más de una hora de partido, desde el 0-1 de Luis Suárez en el minuto 6 hasta el 1-1 de Salva Sevilla en el 27, con un golazo, y desde el primer minuto de la segunda parte, desde el 1-2 de Escudero.

Después, resolvió Jorge Molina, que entró en el minuto 51, marcó dos goles (el 2-4 y el 2-6), dio uno (el 1-3 a Antonio Puertas, de tacón) y provocó el 2-5 de Myrto Uzuni. ¿Qué supone la victoria? “De momento, seguir estando vivo. De perder hubiera estado muy, muy complicado. A seguir sumando, porque, aunque hemos ganado, la diferencia de puntos es mínima”, contestó a ‘Movistar’ el delantero. El martes recibe el Athletic, el domingo que viene visita al Betis y cierra la campaña en su estadio con el Espanyol.

“Ha sido un desastre. Pido disculpas a la afición”, se lamentó Javier Aguirre, que se jugará el descenso contra el Sevilla, el Rayo y el Osasuna, por ese orden.

EL CÁDIZ RETOMA TRES PUNTOS DE VENTAJA

El Cádiz, como el Granada, dio un acelerón en esta jornada. Son ya tres puntos por encima del descenso, al que cayó antes de su encuentro y del que salió con su victoria por 3-0 frente al Elche, al que derrotó a última hora, por medio de Álvaro Negredo, reencontrado con su mejor destreza después de seis jornadas; Rubén Sobrino y Choco Lozano, los autores de los tres goles en los once minutos finales, cuando jugaba en superioridad numérica.

Cuatro minutos, desde que entró en el 63 hasta que recibió la tarjeta roja en el 67, duró Ezequiel Ponce sobre el campo. El argentino fue expulsado por un codazo que el árbitro, Hernández Hernández, entendió para roja. “Teníamos el partido controlado y una expulsión nos ha jodido. El equipo ha competido hasta que nos han dejado. (El árbitro) Decía que era roja clarísima. Para mí es una acción del fútbol, cuando te giras siempre utilizas los codos y al final si también tiene la cabeza más abajo…”, valoró su compañero Roger Gumbau, cuyo equipo aún no tiene la salvación matemática, aunque, por el momento, no parece en riesgo.

“Era un partido que no podíamos fallar por todo lo que nos jugamos”, expresó, también en declaraciones a ‘Movistar’, Álvaro Negredo. De aquí al final, al Cádiz le queda por jugar contra la Real Sociedad, el Real Madrid y el Alavés. Al campeón lo recibe y a los otros dos los visita en las tres jornadas finales, en las que también está bajo presión el Getafe, que debe ganar este domingo al Rayo para no pasar apuros. Suma tres puntos más que el descenso.

Por Europa, el Athletic desaprovechó la derrota de la Real Sociedad. También por el mérito del portero del Valencia Giorgio Mamardashvili, que negó el gol dos veces a Iñaki Willians, y el larguero, que repelió otro testarazo de Asier Villalibre en el tiempo añadido. El valencianista Gabriel Paulista se lesionó el tobillo al final del primer tiempo. La Liga Conferencia es la realidad hoy del equipo bilbaíno, a expensas de lo que haga el Villarreal en su enfrentamiento dominical con el Sevilla. La Liga Europa sigue lejos: a cuatro puntos. EFE