Aspirantes desatados

La carrera presidencial con banderazo de salida por parte del propio Ejecutivo Federal está más que iniciada, especialmente entre los precandidatos de Morena, partido en el poder.
Los fines de semana son los días escogidos por los suspirantes por ocupar el Palacio Nacional a partir del primero de octubre del 2024.
El grito de presidenta, presidenta o presidente, presidente, lo han escuchado como el canto de las sirenas, Claudia Sheinbaum Pardo, Marcelo Ebrard Casaubón y Ricardo Monreal Ávila, en sus participaciones en actos proselitistas personales, aunque lo disfracen con respaldos a campañas de candidatos a gobernador.
La terna que disputa la silla presidencial parece transformarse en cuarteta con la figura emergente del Secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, quien con más discreción, pero no menos deseos, juega también sus cartas en esta lucha que se antoja estéril, porque nadie duda de que la decisión estará en manos del hombre de Macuspana.
No obstante, los personeros políticos de los distintos grupos afiliados a Morena se mueven con empeño al definir sus simpatías por cualesquiera de esos presuntos candidatos, lo que quiérase o no se traduce en obstrucción, obstáculos y golpes bajos hacia los contrincantes políticos.
Este ambiente de lucha interna daña los planes de gobierno, los altera o los frena, pero siempre con golpes bajos, de esos que saben muy bien dar los políticos en sus afanes por alcanzar el poder, sin importarles realmente el país.
Difícil calmar las ansias, aun cuando se esté a poco más de dos años de los comicios presidenciales que definirán el rumbo del país para los siguientes seis años. Veremos.

SUSURROS
Para continuar con los suspiros, algunos de ellos completamente ilusorios, se puede decir que en la oposición no hay gallo. Ni con la unión del PAN-PRI-PRD, para postular un candidato común, se encuentra entre sus filas a un político que al menos pueda dar la batalla a Morena.
Quienes han manifestado su intención de postularse no representan una verdadera corriente de respaldo además de contar, algunos de ellos, con serias acusaciones de malversación de fondos, enriquecimiento ilícito o lavado de dinero.
Curiosamente un partido que actuaba como satélite de los candidatos de la izquierda, el Movimiento Ciudadano, ahora dice contar con fuertes precandidatos, aunque en realidad no lo sean tanto, pero al menos le permitiría obtener un buen porcentaje de votos para ocupar escaños y curules en la próxima legislatura.
Se barajan los nombres de Enrique Alfaro Ramírez, Samuel García Sepúlveda y a toda costa se quiere inflar el Luis Donaldo Colosio Riojas, joven residente municipal de Monterey.
Ninguno de ellos tiene potencial de triunfo, pero cualquiera de ellos le daría mucho a ganar al dueño de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado Rannauro, que para eso si ha resultado muy hábil.

Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz