Ataque ruso contra tanques de Europa

Moscú/Kiev (EFE).- El Ministerio de Defensa de Rusia aseguró haber destruido en las afueras de Kiev tanques T-72 y otros vehículos blindados suministrados por países del este de Europa a Ucrania que se encontraban en una planta ferroviaria de reparación de vagones.
El alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, dijo que hubo explosiones en los distritos de Darnitsia y Dnipró. Una persona fue hospitalizada.
Además, las fuerzas rusas dispararon misiles contra la localidad de Brovary, en la región de Kiev, según el alcalde, Ihor Sapozhko.
El ataque coincidió con la advertencia lanzada a Kiev y Occidente por Putin en una entrevista -grabada previamente- en la televisión pública rusa.

Continúa la batalla

Desde que se retiró del norte de Ucrania, Rusia ha atacado esporádicamente la capital, así como otros lugares como Leópolis, en el oeste; Chernígov, en el norte; Sumy, en el noreste; y Járkov, en el este, pese a haber concentrado todos sus esfuerzos en el Donbás.
Allí, continuaba hoy la lucha por Severodonetsk y la vecina Lisichansk, las últimas grandes ciudades bajo control ucraniano en la región de Lugansk.
En Severodonetsk los rusos controlan la parte oriental de la ciudad, señaló hoy el Estado Mayor General.
Después de ocupar el 70 % de la urbe, las tropas ucranianas han recuperado “en dos días” un 20 % del territorio y ahora la ciudad vuelve a estar “dividida en dos” en lo que es una auténtica guerra de desgaste, dijo hoy el gobernador de la región, Serhiy Gaidai.
Según el mando militar de Ucrania, las unidades rusas se centran en envolver a las tropas ucranianas no solo en la zona de esta ciudad y en Lisichansk, sino que también intentan bloquear sus principales rutas logísticas.
Para ello intentan cortar la carretera entre Bajmut, en la región de Donetsk, y Lisichansk.
Según dijo Gaidai, el general ruso al mando de la operación en el Donbás puede haber recibido la orden de “tomar Severodonetsk hasta el próximo viernes o cortar completamente la carretera y tomarla”.
Según Rodion Miroshnik, el “embajador” en Rusia de la autoproclamada república popular de Lugansk -reconocida como independiente por el Kremlin-, las milicias separatistas “están luchando en las afueras de Lisichansk”.