Aumenta la digitalización de Pymes

POR AIDA RAMÍREZ

 

“La digitalización de las pymes no es una opción, es una necesidad. Antes de la aparición del Covid-19, solo 20 por ciento de las Pymes tenía un plan de digitalización, pero la crisis sanitaria obligó a las pequeñas y medianas empresas a utilizar las nuevas tecnologías para llegar a los clientes y cerrar ventas”, afirma Jaime Bravo Rodríguez, director de Marketingmundial.com.

 

No obstante, explica que entre los factores que influyen en el rechazo a utilizar las nuevas herramientas se encuentran, principalmente, la falta de capacitación, la falta de cultura digital entre los propietarios de las empresas y la creencia de que se necesita una gran inversión, “lo cual no es cierto”.

 

Pero a pesar de lo anterior, observa que las Pymes poco a poco se integran a las estrategias digitales, aunque muchas veces con errores por no tener un plan bien elaborado con un objetivo y público definidos.

 

Por ello, advierte que “hay que tener muy claro que tener una página o redes no van a provocar ventas inmediatamente, si no es necesario tener un plan de marketing digital a largo plazo que nos permita medir los alcances de la estrategia”, señala.

 

El director de la firma especializada considera la importancia de delimitar la audiencia a la que vamos a dirigirnos y definir las metas que queremos alcanzar, por ello es importante capacitarse y tener acompañamiento de expertos en marketing digital.

 

Comenta que esta transformación puede realizarse al ritmo que la empresa lo requiera, según sus objetivos dando prioridad a las etapas que se consideren necesarias reduciendo operaciones ineficientes y dando más valor al trabajo en equipo.

 

Jaime Bravo sostiene que la digitalización de las Pymes es clave para que puedan tener una mayor eficiencia en sus procesos, mejorando la experiencia del cliente, aumentando ingresos, enfrentando los riesgos del mercado y protegiendo sus inversiones y operaciones comerciales, por ello es importante cuidar cada paso.

 

El encierro que provocó la pandemia, principalmente en 2020, propició el cierre parcial y total de cientos de comercios en todo el país, resultando en un incremento exponencial de las ventas por internet.

 

Un estudio de la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), señala que en 2020, las ventas por internet alcanzaron un valor de 316 mil millones de pesos, un crecimiento de 81 por ciento en comparación con 2019.

 

En ese entonces, cuando se vio que la cuarentena no sería tal, decenas de micro, pequeños y medianos empresarios buscaron la forma de subsistir recurriendo a la creación de grupos en redes sociales, pero también a las páginas de marketing para dar a conocer la venta de productos perecederos y no.

 

El mismo estudio de la AMVO indica que el valor de las ventas minoristas (retail) de comercio electrónico en México durante 2021 fue de 401 mil 300 millones de pesos, con lo que el canal digital representa 11.3 por ciento de las ventas minoristas totales en el país, y el ecommerce en México tuvo un crecimiento de 27 por ciento.

 

Pese a la desaceleración vista en 2021 respecto 2020, México ocupa el primer lugar entre los países en donde el comercio electrónico creció más, junto con la India, Brasil, Rusia, Argentina y Francia, y por encima del crecimiento promedio global, que fue de 16.3 por ciento.

 

No obstante, para la AMVO, México se encuentra lejos todavía de países como China, Inglaterra, Corea del Sur y Dinamarca, donde el comercio electrónico llega a representar entre 20 y 43 por ciento del comercio minorista total; pero comparándose con países como España, Francia, Alemania y Brasil.

 

Asimismo, se indica que la mayoría de las personas que compraron en línea en México en 2021 fueron mujeres (55 por ciento), de entre 25 y 44 años de edad (más de 60 por ciento) y que viven en la Ciudad de México (30 por ciento) o en el sureste del país (18 por ciento).

 

El Smartphone es el dispositivo preferido para hacer compras digitales, ya que 98 por ciento de los usuarios dijo que lo usa para hacer compras en línea; le siguen la computadora portátil con 70 por ciento; la computadora de escritorio, 37 por ciento y las tablets con 35 por ciento.

 

Prácticamente todos los compradores encuestados están bancarizados, esto es que cuentan con un producto bancario para poder hacer sus  compras.