Aumento de 15% al SM en 2021; pero no habrá Aportación Gubernamental Extraordinaria por C-19

El Consejo de Representantes de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) acordó ayer, sin unanimidad, aumentar el salario mínimo de 123.22 a 141.7 pesos diarios a partir del 1 de enero de 2021.

Se trata de la séptima vez que el salario mínimo no se fija por unanimidad por parte del Consejo de Representantes que lo componen los sectores de los trabajadores, el de los  empresarios y el gobierno; las veces anteriores fueron en 1998, 1999, 2000, 2001, 2002 y 2012.

Se informó que el Gobierno, representado por la Conasami, votó a favor de la propuesta, así como el sector obrero, que puso sus 11 votos a favor.

No obstante, los 11 representantes del sector patronal, sector que hace efectivo el incremento, votaron en contra de la propuesta del alza global de 15 por ciento, que fue el porcentaje que sugirió hace unos días el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El nuevo salario mínimo se determinó partiendo del actual salario de 123.22 pesos diarios, al cual se le adicionaron 10.46 pesos a través del llamado Monto Independiente de Recuperación (MIR) y, después, se le aplicó un incremento porcentual de 6.0 por ciento.

De tal forma que el salario mínimo vigente para 2021 será de 141.7 pesos diarios, lo que implica un aumento global de 15 por ciento.

En tanto, el salario mínimo para la Zona Libre de la Frontera Norte pasará de 185.56 a 213.19 pesos diarios en 2021, monto que se alcanzó tras aplicar un aumento de 15.75 pesos vía la MIR más un incremento de 6.0 por ciento.

Asimismo, se propuso incluir dos nuevas profesiones: la de jornalero agrícola con un incremento de 30 por ciento, alcanzando un monto de 160.19 pesos; y el de trabajo del hogar, que observa un incremento de 25 por ciento para un salario de 154.03 pesos, según la lista que contempla 61 profesiones, oficios y trabajos especiales.

 

Coparmex advierte cierres y pérdida de empleos; el gobierno federal no quiso poner nada

Tras el anuncio de la Conasami, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) recordó que ha sido impulsor del incremento histórico, gradual y progresivo en el salario mínimo en los últimos años.

Sin embargo, sostuvo que ante la crisis, “los aumentos irracionales aprobados sin consenso propiciarán cierre de negocios y pérdida de empleos”.

Ello, porque fue el mismo gobierno federal “no quiso poner nada. Tal y como lo ha hecho desde el inicio de la pandemia, el Presidente de la República, no accedió a realizar aportación alguna para mejorar la calidad de vida de los trabajadores y preservar los empleos”.

Además, observó que, no obstante su naturaleza y tradición, la representación gubernamental ante la Conasami, “despreció el valor del consenso”.

De ahí que, con el incremento decretado, “se arroja a millones de microempresarios toda la carga del incremento, lo que combinado con la aceleración de los contagios por la pandemia Covid-19 y el consecuente cierre de operaciones de más empresas, es inminente la quiebra de miles de negocios y la pérdida de todavía más fuentes de trabajo”.

Insistió en que el gobierno debe poner de su parte a favor de la recuperación económica, ya que hasta el momento “ha sido completamente insensible ante las afectaciones que han vivido las empresas, solo 5.0 por ciento de ellas recibieron algún apoyo o estímulo”.

De ahí que, advirtió, de no actuar, México tendrá una recuperación económica mucho más lenta de lo esperado. Y serán millones las personas que habrán perdido su empleo.

“Sin consensos entre los sectores, y con la irracionalidad de la conducción económica, no se puede recuperar el crecimiento y el desarrollo con bienestar”, puntualizó la Coparmex.

La Coparmex, recordó que desde 2016, ha promovido una Nueva Cultura Salarial que se hizo realizad gracias a un acuerdo entre trabajadores, empresas y gobierno.

Señaló que el objetivo era que, a partir de 2019, el salario mínimo general cubriera el 100 por ciento de la línea de bienestar urbana individual y que, a partir de 2020, se lograra superar en un 17 por ciento esa línea. “Se cumplió esa meta”, destacó.

No obstante, observó que en la actualidad, el contexto económico nacional es adverso y distinto al de los años anteriores, pese a ello, el sector empresarial sigue firme, pues consideró una evolución agregada del 10 por ciento, “esfuerzo destacado que nos permitiría seguir avanzando hacia la línea de bienestar familiar”.

Pero ante el pronunciamiento del presidente López Obrador, de buscar una evolución más acelerada, la Coparmex planteó una Aportación Gubernamental Extraordinaria por la emergencia del Covid-19 para alcanzar el 15 por ciento.

Cabe señalar que al mediodía, y en medio de la discusión por el salario mínimo para el próximo año, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), que inició apenas el lunes pasado, retó al presidente Andrés Manuel López Obrador, a aceptar su propuesta de que el gobierno federal aplique una aportación gubernamental extraordinaria por Covid-19 para cada trabajador.

De esta forma, el salario mínimo de los empleadores de 135.83 pesos, con el incremento de 4.0 por ciento, equivalente a 7.39 pesos, podría alcanzar los 142.25 pesos con la Aportación Gubernamental Extraordinaria por Covid-19.

“En @Coparmex proponemos que el Salario Mínimo General para 2021 con la aportación de los empleadores llegue a $135.83 MN. Puede ser mayor si el @GobiernoMx realiza una #AportaciónGubernamentalExtraordinariaPorCovi19 para cada trabajador. ¿Le entra o no Presidente @lopezobrador_?”, lo retó Gustavo de Hoyos Walther, presidente del sindicato patronal.

La inflación proyectada por el Banco de México para 2021 es de 3.5 por ciento; mientras que a octubre de este año, la inflación fue de 4.09 por ciento, según datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), y la expectativa de cierre del 2020 es de 3.95 por ciento.