Aysa Damas -o Dimas-, el primer Judas del PRI

¿Recuerda que se lo dije en la entrega de Día Hábil del miércoles?

-No confío en los priistas, advertí.

“Y así será, si el PRI no traiciona como Judas -en plena Semana Santa- al PAN y al PRD, con los que integró el año pasado la exitosa coalición Va por México, que también apaleó a Morena en la Ciudad de México, al arrebatarle nueve de dieciséis alcaldías, y en el Estado de México, de donde le echó a patadas de municipios clave, como Tlalnepantla, Naucalpan y Atizapán.

Cierto que, acá entre nos, como dijera El Charro de Huentitán, yo no confío en los priístas.

Morena necesita 57 traidores.

Judas, ahora que se vive la Semana Santa.

E igual, por unas monedas de oro.

Con todo y que Alejandro Moreno Cárdenas, Alito para la banda, los trae movidos y se los llevó a pernoctar -así dicen los exquisitos- a San Lázaro el lunes, cuando Morena y su dizque coordinador Ignacio Mier, azuzado por Sergio Gutiérrez Luna, presidente de la Cámara, movieron la votación programada para el martes, hasta el domingo”.

Bueno, ¿qué cree?

Ayer, Miguel Aysa Damas  -Damas, no Dimas, a propósito de ladrones y de la Semana Santa-, diputado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), levantó la mano y se erigió como el primer Judas.

El primero, porque, reitero, no confío en los priistas y tengo la sospecha de que habrá más que a la hora de la verdad hagan trampa y se sumen a Movimiento Regeneración Nacional (Morena)  para apoyar la reforma.

Por eso Morena movió la votación hasta el fin de semana.

Para cabildear y para negociar con los opositores.

Y en la vida no hay casualidades.

Aysa Dimas -perdón, Damas- es hijo de Carlos Miguel Aysa González, quien asumió la gubernatura de Campeche precisamente cuando Alejandro Moreno Cárdenas Alito la dejó para ir en busca de la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

¿Y qué cree?

También lo traicionó.

Igualito que el hijo.

Es el ADN.

Es genético.

Ahí no termina la historia.

El martes, en comisiones del Senado de la República se iba a ratificar a Aysa González como embajador en Dominicana, pero se cayó.

Horas después, su hijo, cuya mayor cercanía con la política es haber trabajado en hoteles locales y aún así fue becado con una diputación plurinominal, anunció que votará a favor de la reforma.

¿Qué tal?

Así la congruencia de los priistas.

El saltimbanqui había tuiteado el fin de semana pasado que estaba con el grupo y que iría junto a ellos en la votación del martes, que fue enviada, como ya le dije, al domingo por los morenos.

Y borró el tuit.

De hecho, borró la cuenta.

Dice que lo hará porque, como todos los de su tipo, se debe al pueblo de México.

-Porque me debo al pueblo, más que a caprichos o intereses de una persona o grupo, y después de leer que fueron incluidos en el Dictamen de la Reforma los 12 puntos que aprobó el Consejo Político del PRI, donde se destaca: la electricidad como derecho humano, bajar los recibos de luz a 43 millones de familias; igual que al alumbrado público, bombeo agrícola y de agua potable, y acabar con el saqueo y fraudes millonarios de empresas extranjeras, pero siempre manteniendo la inversión privada legal, he tomado la decisión de votar a favor por el bien de México”, posteó en facebook.

 

Dos buenas noticias contra Covid-19

Casi 700 mil muertos después, Andrés Manuel López Obrador anunció ayer la vacunación de niños mexicanos -porque luego se le ocurre regalar recursos a otros países igual de pobres y tronados que México- a partir de mayo.

Y así como señalo los errores de Claudia Sheinbaum, también los aciertos: al fin se les ocurrió utilizar los centros de salud -IMSS, ISSSTE y Sedesa- para aplicar las vacunas.

Es que anuncian campaña masiva, sin mayor requisito que presentarse a ser vacunado.

¡Eso!

 

Vámonos:

Si puede, váyase a la playa.

Hace dos años que el mundo ha estado encerrado.

Hay que mover la economía.

 

amontoya@ova.com.mx           @albermontmex