Biden no quiere que fracase cumbre; AMLO busca un eje desde el cono sur

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, no quiere ni aceptará que la Cumbre de las Américas fracase.

 

Que sea boicoteada por Andrés Manuel López Obrador, con su advertencia de no acudir si no son invitados Cuba, Venezuela y Nicaragua.

 

Por ello ha intensificado la ofensiva, llamada negociación, para que México acuda a la cita en junio próximo en Los Ángeles, California, donde se llevará a cabo.

 

Según se anunció en días pasados, ayer vendría Christopher Dodd, representante de Biden para dicha cumbre, pero, finalmente, fue una videollamada con Andrés Manuel.

 

Marcelo Ebrard Casaubon tuiteó un mensaje en el que reveló los temas abordados.

 

Y López Obrador no ha modificado su posición:

 

Quiere que vayan todos los países del continente, porque excluirlos, dice, es mantener una política caduca, que divide, que excluye.

 

La respuesta de Washington llegó hace una semana a través del subsecretario de Gobierno de Estados Unidos para el Hemisferio Occidental, Brian Nichols, quien aseguró que su país no invita a los países que no respetan la democracia.

 

Pero en realidad lo que pretende Andrés Manuel es construir un eje que comience en Sudamérica, pase por Centroamérica y concluya aquí, precisamente.

 

Y quiere, además, ser el líder de ese grupo.

 

Por eso aprovechó su reciente gira por El Salvador, Guatemala, Honduras y Cuba para ofrecer ayuda a esas naciones a través de sus programas sociales Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro y para exponer su proyecto de integrar esa comunidad similar, dice, a la Unión Europea.

 

Y por eso, también, traerá a los 580 médicos cubanos, porque significan recursos para la isla, porque los millones de dólares que cuestan sus servicios no son para ellos.

 

Todo con el objetivo de fortalecer la economía y al Estado para enfrentar el poderío que significa China, pese a los efectos sufridos por dos años y contando de epidemia de Covid-19.

 

 

SE RELAJA WASHINGTON

 

Biden relajó hace unos días la posición de Washington con La Habana y con Caracas.

 

En Estados Unidos esto se ha interpretado como una señal de debilidad y de acercamiento.

 

Y todo porque Biden no quiere que naufrague su cumbre.

 

Porque se ha lanzado una estrategia para evitar que el mexicano se ausente y con él al menos cuatro o cinco de los mandatarios latinoamericanos.

 

Ayer no habían sido enviadas las invitaciones y Guatemala se unió a Bolivia y a México en su posición.

 

Argentina, que tiene en su presidente Alberto Fernández a un compa de Andrés Manuel, ha confirmado su presencia, pero con la insistencia de que deben ser invitados todos.

 

Y por ahí andan Honduras y Chile.

 

Empleo inmediato a médicos mexicanos

 

López Obrador dijo ayer que la semana próxima se darán a conocer las plazas disponibles para médicos.

 

Y se comprometió a contratación inmediata.

 

Vámonos: Marco Antonio Rodríguez Hurtado, alcalde de Tlalnepantla por PRI-PAN y PRD, prometió en campaña resolver la escasez de agua. Y lo reitera.

 

amontoya@ova.com.mx            @albermontex