Calificadoras interesadas

No es nuevo que las calificadoras internacionales no sólo respondan a los aspectos técnicos financieros de las empresas e instituciones que evalúan, sino que obedecen también a condiciones políticas coyunturales para favorecer la visión capitalista neoliberal.
Las calificadoras viven de las empresas e instituciones que las contratan y les pagan millones de dólares para hacer sus evaluaciones y recomendaciones a los inversores del mundo; sus análisis afectan, además de manera directa.
Buenas calificaciones facilitan la emisión de deuda a bajos intereses y malas calificaciones llegan hasta provocar la cancelación de nuevos empréstitos vía emisión de bonos, algunos considerados basura.
La historia ha demostrado lo falible o interesados que son los estudios de las calificadoras, como quedó patente en la crisis inmobiliaria de 2008, en la cual ninguna se percató de las irregularidades de las empresas de bienes raíces que provocó la gran burbuja y caída bursátil más grande desde la Gran Depresión.
En ese contexto debe entenderse la decisión de la Empresa Productiva del Estado Pemex de cancelar los servicios de la firma de calificación de deuda Fitch Ratings, lo que no representa incumplimiento alguno a las exigencias del marco regulatorio nacional e internacional para la emisión de deuda.
Para proporcionar certidumbre a los inversionistas se exige como mínimo contar con dos calificadoras y Pemex se queda con tres: HR Ratings, Moodys’s y Standard & Poor´s, lo que además le permitiría un ahorro, tan necesario en estos tiempos difíciles para toda empresa.
SUSUIRROS
Derivado de mejores estrategias recaudatorias, el gobierno federal logró captar mayores ingresos a los programados durante el mes de enero de este 2021, por 35 mil 208 millones de pesos.
Este incremento se compone de 18 mil 3 millones de pesos más a lo previamente estimado por ingresos petroleros, gracias al aumento en los precios del crudo, y 17 mil 205 adicionales en ingresos no petroleros.
Pese a ello, descontando la inflación los ingresos presupuestarios registraron una merma de 12 por ciento anual al capturarse un total de 492 mil 450 millones de pesos en el periodo anual.
Además debe tomarse en cuenta que la deuda total del sector público también aumentó en un 9.6 por ciento, para ubicarse en 12 billones 162 mil millones de pesos.
Se espera que esta situación mejore en los próximos meses. Ojalá.

Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz
ooOoo