“Cállate Chachalaca”, dijo AMLO a Fox… y hoy hace lo mismo

Cuando Andrés Manuel López Obrador era candidato presidencial en 2006, acusó a Vicente Fox Quesada de entrometerse en el proceso y de favorecer al Partido Acción Nacional (PAN) y a su candidato, que no quería, por cierto, Felipe de Jesús Calderón Hinojosa.

La conclusión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Trife, pa’ más señas) le dio la razón: “El jefe del Ejecutivo puso en riesgo la validación de la elección”, coincidieron los magistrados al asegurar que su intromisión fue la mayor irregularidad del proceso pero, de todos modos, avaló la victoria por 0.56 por ciento del Aiga sido como aiga sido y le entregó su constancia como presidente electo.

– No debe cambiarse de caballo a mitad del río, repetía.

Hoy, cuando en el tercer intento logró ser el titular del Ejecutivo y, peor aún, cuando la Constitución lo prohíbe, Andrés Manuel dice que está en su derecho y que no se callará, pese a que el Instituto Nacional Electoral (INE) le hizo una advertencia.

Medidas cautelares, les llaman.

El 28 de noviembre, sábado, López Obrador dijo que el movimiento progresista que encabeza ganará la Cámara de Diputados en 2021.

Fue la primera vez que se refirió a la elección intermedia así, directamente, y criticó, como ya lo había hecho, la alianza del PAN, PRI y los restos del PRD.

La triada quiere la mayoría en la Cámara de Diputados que hoy tiene Movimiento Regeneración Nacional (Morena) con sus tapetes, el Partido Verde Ecologista, que ni es verde ni es ecologista y, mucho menos, de México, y el de los farsantes Encuentro Social (PES), rebautizado como Encuentro Solidario, del pastor Hugo Eric Flores.

Por eso está molesto, incómodo.

Sabe que, pese a su popularidad que ronda el 60 por ciento, una alianza antinatura, como le llamó Beatriz Paredes Rangel, hoy diputada del PRI y presidenta de la Mesa, sí pondría en riesgo su victoria, su mayoría y su dominio absoluto del Congreso.

Hasta ahora, Morena y sus rémoras suman mayoría calificada en Diputados y mayoría simple en el Senado, donde Ricardo Monreal, coordinador de los morenos, ha tenido que hacer alquimia para pasar todo lo que ordena López Obrador, con el que desayuna tamales y chimole, en mero Palacio Nacional.

Lorenzo Córdova Vianello dijo que el presidente viola los artículos 134 y 41 constitucionales, al entrometerse en la elección, tal como lo acusan el PAN y el PRI.

Ayer, el consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer Ibarra, impugnó ante el Trife las medidas cautelares y, con un verbo leguleyo y de triquiñuelas, argumenta que López sólo contesta a las preguntas que le hacen los reporteros en la conferencia matutina, llamada mañanera, a lo que no puede negarse porque se viola el derecho de los ciudadanos a estar enterados.

-Los mensajes que emite el Presidente de la República durante las conferencias de prensa o en los actos públicos que encabeza no pueden calificarse a priori como posiblemente ilícitos tal, ya que la realización de dichos actos no transgrede en modo alguno los principios de equidad o imparcialidad en la contienda electoral.

-La aparición del titular del Ejecutivo Federal, así como la intervención de distintos funcionarios de la Administración Pública tienen como propósito dar respuesta a las preguntas de los medios informativos que acuden en un claro ejercicio de la libertad de prensa, la cual goza de una presunta presunción de licitud al tratarse de un derecho fundamental, dice la promoción que envió Scherer Ibarra.

¡Patrañas!

Andrés Manuel ha dicho durante toda la semana, desde que el INE lo reconvino, que no se callará y que nel, que le hagan como quieran, porque su trabajo es contener al poder.

¿Y entonces dónde queda aquello de ‘cállate chachalaca’?

Y eso que apenas comienza el proceso.

Y eso que estamos en pleno semáforo rojo, que para Claudia Sheinbaum es naranja en alerta de rojo.

Cómo marean a la gente estos políticos.

Sólo cambian los colores, porque los cárteles son los mismos.

 

Vámonos: Gran idea de Sheinbaum, por cierto: todo 5 de mayo es entrada al Zócalo y todo Madero y Tacuba son salida.

O sea que hay que darle toooda la vuelta a la calle si se pretende llegar desde Monte de Piedad a Palma.

Dizque para que no haya ¿más? contagios de Covid-19.

 

albermontmex@yahoo.es                @albermontmex