Cierra la inflación en 3.15% en 2020

El 2020 terminó con una inflación anual fue de 3.15 por ciento, la más baja en siete meses, pero más alta que la del cierre de 2019, de 2.83 por ciento.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó que en diciembre de 2020, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró un alza de 0.38 por ciento respecto al mes inmediato anterior.

Los productos y servicios que tuvieron mayor incidencia en el aumento mensual de los precios fueron gasolina de bajo octanaje (Magna), pollo, gas doméstico LP, huevo, carne de res, servicios en loncherías, fondas, torterías y taquerías; servicios turísticos en paquete; vivienda propia; carne de cerdo y electricidad.

Mientras que los productos que mostraron precios más bajos fueron cebolla, papaya, jitomate, nopales, chile serrano, otros chiles frescos, limón, tomate, calabacita y en la el aguacate.

Al interior del INPC, el índice de precios subyacente (excluye bienes y servicios más volátiles, como agropecuarios y energéticos) tuvo un incremento mensual de 0.55 por ciento mensual y de 3.80 por ciento anual; por su parte, el índice de precios no subyacente disminuyó 0.13 por ciento mensual y a tasa anual creció 1.18 por ciento.

Cabe señalar que en diciembre de 2020, el índice de precios de la canasta de consumo mínimo presentó un alza de 0.51 por ciento mensual y de 3.44 por ciento anual; en igual lapso de 2019 las cifras correspondientes fueron de 0.54 y de 2.58 por ciento.

En cuanto al índice de precios de la canasta básica, éste mostró un aumento mensual de 0.69 por ciento y anual de 3.43 por ciento; en el mismo mes de 2019 las variaciones fueron de 0.34 y de 2.63 por ciento, en ese orden.

Como se informó oportunamente, dadas las medidas extraordinarias adoptadas por el INEGI ante el estado de emergencia sanitaria originada por el Covid-19, a partir del mes de abril y mientras dure esta emergencia sanitaria, la medición del Índice Nacional de Precios al Consumidor seguirá utilizando medios electrónicos como el Internet, correo electrónico, teléfono y otras tecnologías de la información para obtener sus cotizaciones, en tanto sea posible retomar la visita directa a los comercios.