Conacyt e IMSS fortalecen desarrollo de tecnología biomédica

POR RITA MAGAÑA

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) firmaron un convenio que busca fortalecer la soberanía científica y tecnológica del país en materia de salud, para el beneficio del pueblo de México.

El acto protocolario fue encabezado por la directora del Conacyt, María Elena Álvarez-Buylla Roces, y el director general del IMSS, Zoé Robledo.

El acuerdo contempla acciones interinstitucionales para cumplir con objetivos prioritarios, para establecer que el Conacyt seguirá apoyando proyectos de investigación básica y clínica que favorezcan el entendimiento y atención de las enfermedades con mayor prevalencia en México, como crónico-degenerativas o cardiovasculares.

También se impulsará el desarrollo de vacunas, fármacos, biofármacos y dispositivos médicos de fabricación nacional.

El Conacyt coadyuvará en la transferencia y escalamiento tecnológicos de los dispositivos médicos que se desarrollen en los centros de investigación del Instituto Mexicano del Seguro Social.

En su oportunidad, Álvarez-Buylla afirmó que la colaboración con el IMSS constituye un paso trascendental y significativo para dar respuesta a una demanda histórica, el cual redundará en beneficio de la salud de los mexicanos y coadyuvará en la soberanía científica y tecnológica de México.

Precisó que, bajo la coordinación del Conacyt, se apoyará el desarrollo y uso de insumos tecnológicos y de innovación, creados y fabricados en México, para su utilización en los servicios de atención médica que ofrece el IMSS a sus derechohabientes y todas las personas que no tienen acceso a los servicios de salud, enfatizando un enfoque preventivo de las enfermedades.

La titular del Conacyt recordó que durante el periodo neoliberal se desmanteló el sistema público de salud y se favorecieron las importaciones de equipamiento médico.

“Evadiendo la responsabilidad que debe tener todo Estado honesto de garantizar el derecho humano a la salud de su población”, dijo.

Explicó que la crisis sanitaria provocada por la pandemia de COVID-19 reforzó los principios que motivan para emprender cambios radicales en la política pública en materia de ciencia y tecnología, así como en el campo de la salud; priorizando el bienestar de las personas y los grupos sociales más vulnerables e históricamente excluidos.

En su intervención, Zoé Robledo señaló que el convenio marco permitirá impulsar proyectos de investigación científica básica y clínica después de la pandemia de Covid-19, a fin de llevar a cabo la ciencia, el desarrollo tecnológico y las innovaciones para fortalecer al Estado mexicano y proteger a la población.

Subrayó que este convenio se sustenta en la investigación clínica y el impulso de proyectos que contribuyan a atender los principales padecimientos de la población a causa del Covid-19, que además de cuestiones relacionadas al sistema respiratorio, están las vinculadas a la salud mental.

Añadió que se busca recuperar la soberanía científica y favorecer el uso de los insumos tecnológicos de autoría y fabricación nacional.

Subrayó que sin Conacyt el país no hubiera tenido los datos con el nivel de oportunidad con los que teníamos que contar para tomar decisiones respecto a los contagios en los momentos de la vacunación.