Crear 2 millones de empleos de calidad, reto en México

19, enero 2023

AIDA RAMÍREZ

Foto: Cuartoscuro

De acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), dadas a conocer en los primeros días de diciembre, al cierre de 2022 se contaban 32.4 millones de mexicanos trabajando en condiciones de informalidad.

En contraste, el empleo formal rebasó apenas los 26.1 millones de plazas, por lo que ya se establecía que es un gran reto el que se tiene como sociedad para generar más empleo -alrededor de dos millones de plazas-, pero de calidad, en condiciones que favorezcan tanto al colaborador como al empleador, señala un análisis la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (AMEDIRH).

En ese sentido, reconoce que el retorno a los centros de trabajo y el desarrollo de nuevas capacidades para reconectar a las personas con la cultura organizacional son dos de los logros cruciales en el año 2022, en el ámbito de Recursos Humanos en el país.

“A este desafío se suma el de mantener la productividad y rentabilidad para que cada empresa, del tamaño que sea, preserve su capacidad para brindar seguridad económica a su gente, uno de los puntos clave de cualquier estrategia para el bienestar”, indica en el documento, Mauricio Reynoso, director general del organismo.

 

LEE ADEMÁS: Monreal busca que trabajadores accedan a pensión por viudez

 

En esta misma dirección, otro de los objetivos debe ser el de reducir o mantener en balance el indicador de rotación, toda vez que las organizaciones realizan grandes esfuerzos e inversiones cada vez que deben adquirir talento.

“Las nuevas políticas e iniciativas de bienestar deben tener rápidamente repercusiones positivas en el indicador de rotación. Con el teletrabajo, el salario emocional y las nuevas modalidades de contratación, así como el flextime, tenemos cartas muy importantes para lograr que la experiencia del colaborador resulte más atractiva y genere mayor compromiso”, sostiene el análisis.

Y se señala que los empleadores todavía están frente a la gran oportunidad de escuchar lo que la gente realmente necesita y evaluar cuáles son las mejores maneras para satisfacer tales requerimientos sin que por ello se hable de generar una merma en la economía empresarial.

“Sin dudarlo, la reincorporación de los colaboradores a los espacios laborales, mayormente los administrativos, fue uno de los retos más relevantes a lo largo del 2022. Por lo que los líderes y equipos de Recursos Humanos redescubrieron el poder la cultura organizacional para generar sentido de pertenencia, sentido de la productividad y experiencias satisfactorias para la gente”, asegura Mauricio Reynoso, director general de la AMDRH.

 

TE PUEDE INTERESAR: Juez federal admite amparo de Xóchitl Gálvez para réplica en mañanera

 

Considera el hecho de que, en general, las organizaciones son más conscientes de la importancia de tomar decisiones con un enfoque centrado en los trabajadores.

“Las iniciativas asociadas con el bienestar de la gente, a través de programas de teletrabajo, flexibilidad, salario emocional, rediseño de espacios de trabajo, nuevas formas de contratación y hasta la reconfiguración de los planes de compensación y beneficios han tenido un impacto trascendente en dimensiones como el compromiso y la marca empleadora”, explica Reynoso.

Además, se prevé que este proceso de reconquista de los colaboradores tenga efectos altamente positivos para el 2023, toda vez que se vería reflejado en los indicadores de puntualidad, cero desperdicio, siniestralidad, productividad y rentabilidad de las organizaciones.

“El 2023 iniciará con un aumento al salario mínimo y cambios en las leyes y reglamentos que no son menores. Por un lado, tenemos el tema de la reforma en materia de vacaciones.

Asimismo, la exigibilidad del cumplimiento de las normas relacionadas con el teletrabajo, seguridad industrial y riesgo psicosocial. Como se observa, hay una preocupación real por regularizar el concepto de bienestar y llevarlo al terreno de la medición, el análisis y la mejora, tanto para empresas como para personas”, destaca el directivo.

Especialistas han señalado que México tiene que crear al menos 100 mil empleos formales cada mes, para satisfacer la demanda del número de plazas que se necesitan de las personas que se incorporan al mercado laboral.

En 2021 no se crearon ni el millón de empleos de enero a diciembre, apenas si fueron 846 mil 416 plazas.

Asimismo, indican que no hay que perder de vista que el IMSS solo refleja una parte del complejo rompecabezas del mercado laboral mexicano, únicamente representa el 40 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA), es decir que el 60 por ciento restante no está afiliado a la seguridad social.

Deja una respuesta