Creatividad venenosa

RAFAEL MEDINA ES LUCHADOR, DISEÑADOR, PROMOTOR, ASESOR Y TATUADOR

La máscara habla de la personalidad de quien la porta, señala

Rafael Medina es más conocido en el ambiente de la lucha libre como Veneno. Luchador panameño de amplia trayectoria, que llegó enmascarado a nuestro país pero perdió la incógnita en el primer pago por evento que se celebró en la Arena México.

Hombre inquieto por naturaleza suele repetir un dicho muy panameño: ‘El que está cansao, que se acueste’. Y es que el panameño vive intensamente la profesión que eligió y a la par de consagrarse como luchador profesional se ha posicionado como uno de los fabricantes de equipos profesionales más importantes de nuestro país.

 

LAS MÁSCARAS

Aunque es reacio para hablar del costo de un traje completo de luchador, pues comenta que varían mucho los precios, señala que la confección de una máscara depende mucho de la personalidad de quien la portará. ‘La máscara es más que un objeto de trabajo. Es parte de la personalidad de cada individuo. Hay máscaras que por alguna extraña razón, porque no es algo que se haga pensado, llevan implícitos los rasgos de algunos luchadores. ¿Cuántos gladiadores que han perdido la máscara no se parecen a su incógnita? La máscara dice mucho de la personalidad de quien la porta’, señala Veneno, quien entre muchas otras personalidades le ha fabricado máscaras a Rayo de Jalisco Jr., y Atlantis.

Sin embargo se ha enfocado más a los noveles gladiadores. ‘A muchos jóvenes que empiezan les ayudamos a confeccionar el personaje y su uniforme completo. Son muchos los puntos que se tienen que trabajar. Ver su constitución física y personalidad. Muchos factores incluso si usará rodilleras y si estas irán por fuera o por dentro de las mallas’.


ÉPOCA ACTUAL

En su taller ‘El Espacio Venenoso’, ubicado en Eje 5 esquina Melchor Ocampo, en Apatlaco, no sólo se da tiempo para confeccionar la ropa de los luchadores y las edecanes.

Tiene ahí mismo un estudio de tatuajes. Muchos son los gladiadores profesionales que llevan en la piel el arte de este singular luchador panameño ‘hecho en México’.

Sobre la polémica actual respecto a que muchas lesiones en la lucha libre podrían evitarse si los atletas estuvieran mejor preparados, dice: ‘Ese es un tema polémico. La lucha libre es de vocación y mucha preparación. En lo personal creo que hay que entrenar fuerte todos los días y sí, la preparación es básica’.

Como todas las actividades en nuestro país, la lucha libre se ha visto afectada también por la crisis sanitaria de covid-19, que azota México. ‘En esta época, como no hay muchas funciones, ha bajado también la producción de trajes, por lo que nos hemos enfocado a la producción de cubrebocas industriales.

Han tenido gran aceptación’, apunta el inquieto Veneno, quien adem á s m o n t a funciones y eventos relacionados al deporte de los costalazos. Bien dice, ‘quien está cansao…’. Él, no lo está.