Dan al AIFA vida artificial; sobran médicos mexicanos desempleados

 

“Hoy en día con la tecnología que hay, con los radares vía satélite que hay, los aviones no pueden chocar, no pueden chocar. Automáticamente se repelen, por los mismos radares”.

Así lo aseguró en 2018 José María Riobóo, empresario y asesor de Andrés Manuel López Obrador, copartícipe en los segundos pisos del periférico cuando éste fue jefe de gobierno del entonces Distrito Federal.

No se ría.

Eso parece ser lo que creen en Palacio Nacional hoy.

Dar vida artificialmente al aeropuerto de Zumpango es la única opción que tiene el gobierno federal.

Nomás no resultó ni es lo que se prometió.

Desde que se inauguró el 21 de marzo no se paran ni las moscas.

Por si fuese poco los errores de los controladores aéreos en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) Benito Juárez se han multiplicado, el más reciente con dos aviones de Volaris, conocido en video en redes sociales, y son un riesgo real para todos.

Para usuarios, para pilotos y hasta para los pobladores de los alrededores.

Y fue precisamente por esa presión natural y mediática que se reunieron directivos de las aerolíneas y funcionarios la noche del lunes en la Secretaría de Gobernación (Segob) en busca de una solución.

Ayer se conoció que todo vuelo chárter y de carga nacionales que actualmente opera desde y hacia esa terminal aérea será enviado al Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) a la voz de ya.

Sólo los internacionales tendrán que esperar tres meses porque se requiere infraestructura fiscal y aduanera que no se tiene hoy.

Y así comenzarán a desfogar el tráfico en el Benito Juárez.

El mismo lunes, el Sindicato de Controladores de Tránsito Aéreo (Sinacta), acusó que desde el año pasado, cuando se rediseñó el espacio aéreo, ha aumentado 300 por ciento el número de incidentes.

-Tenemos un déficit de al menos 300 controladores aéreos en todo el sistema, sostiene.

Antes, asegura Alfredo Covarrubias, secretario general del Sinacta, era un escándalo tener un incidente y, ahora, se ha convertido en la norma.

Es común.

En ese mismo año han sucedido 30 incidentes aéreos en todo el país, de los que 40 por ciento ocurrió en el AICM.

Y de los doce sucedidos en el aeropuerto capitalino, cuando menos diez fueron de gravedad.

Sí, como el conocido en el video de los dos de Volaris.

El rediseño del espacio aéreo ocurrió en marzo de 2021 y, desde entonces, se han dado al menos cien incidentes.

Y todavía Andrés Manuel López Obrador asegura que todo es obra de sus adversarios y que tal reacomodo no es necesario ni se llevará a cabo.

¡Ah!, y que las aerolíneas no mudarán viajes al AIFA por decreto sino por decisión propia.

 

Otra vez los médicos cubanos

A Andrés Manuel no le interesa que el dinero que regala en el extranjero sea producto del esfuerzo y del trabajo de los mexicanos, por lo que debería ser invertido aquí y sólo aquí.

Ya en 2021 vinieron 585 médicos cubanos dizque para enfrentar la Covid-19, pero se fueron tras cobrar y sin aportar nada que se recuerde.

Y recibieron trato de primera, a diferencia de los mexicanos, que no tenían ni guantes desechables para trabajar.

Traerlos costó 6.2 millones de dólares.

Unos 130 millones de devaluados, pero aún útiles pesos mexicanos.

¿Y?

Vendrán otros 500.

Tras la visita a Cuba del fin de semana, López Obrador lo reveló. Que irán a zonas alejadas, donde los mexicanos no quieren trabajar.

Tienen razón. No quieren porque están indefensos ante el crimen.

Eso no es todo. También se afiliarán 25 mil guatemaltecos al IMSS y se duplicará la inversión en El Salvador y Honduras para los programas sociales Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro, porque Estados Unidos no ha querido hacerlo, tal como lo ha pedido López.

En México sobran médicos desempleados, corridos por el INSABI apenas en diciembre pasado, y con salarios miserables de seis mil pesos mensuales.

¿Primero los pobres?

 

Vámonos: Cuitláhuac García, quien cobra como gobernador en Veracruz por Morena, ya revictimizó a Yesenia Mollinedo Falconi y Sheila Johana García Olvera, las dos periodistas asesinadas: una línea de investigación es una grabación donde Mollinedo Falconi, supuestamente, amenaza a alguien nombre de malandros.

Como dijera Elba Esther: ¿Tú le crees a Cuitláhuac?

 

amontoya@ova.com.mx                                   @albermontmex

Deja una respuesta