Decreto acabó C-19; regresarlo, tras elección; batalla del Edomex

El 26 de abril de este año, Hugo López-Gatell Ramírez terminó por decreto con la epidemia de Covid-19.

Así, tal como lo hizo desde que inició en México, en marzo de 2020, sin mayor argumento que el suyo y cuando aún había hospitalizaciones y muertes diariamente por el letal virus, dijo en la mañanera de Palacio que ya, que el cubrebocas debía irse al baúl de los recuerdos.

Incluso antes de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y cuando en China había al menos cuatro provincias con nuevas marcas de contagios y confinadas, el subsecretario de Salud y zar anti covid de Andrés Manuel López Obrador celebró que México fuese una especie de isla u otra galaxia, donde los contagios y la enfermedad no existían.

Y se fue contra el cubrebocas, que jamás recomendó, al asegurar que ya no era imprescindible y reiterar que éste no evita contagios.

¡Ah! pero como el mejor funcionario del mundo – AMLO dixit– como dice una cosa dice otra -al estilo de la Chimoltrufia, personaje de Roberto Gómez Bolaños– ¿qué cree que afirmó ayer, en la mañanera, después de conocerse que se han disparado los casos de Covid en México?

Que jamás dijo, que nunca habló del fin de la epidemia.

-Hace algunos meses hablamos del tránsito de la epidemia de estado epidémico propiamente dicho en donde hay una situación inusual al estado endémico y no sólo en México sino en todo el mundo.

-El estado endémico no debe de pensarse que es el fin de la pandemia, nunca hemos dicho que se acabó la epidemia. Lo que hemos dicho, al igual como lo dicen las naciones europeas, la OMS y otros países, es que la epidemia ya no es inusual, ya no es emergente.

Peor aún: mañosamente esperaron que pasara la elección del domingo en seis estados para ganar -obvio- y ya , acorralados, decirlo el lunes.

Reconocer que crece y que se reactivan los informes diarios.
 Aún así, sus fieles creen ciegamente a Andrés Manuel López Obrador.
Arturo Erdely, profesor, actuario con Maestría y Doctorado en Ciencias Matemáticas de la FES Acatlán, lo ha dicho desde hace cuando menos tres semanas: vendrá una nueva ola de Covid.
Y ha comenzado.

Las vacunas ayudarán a que haya menos muertes.

MARKO CORTÉS SÍ VE TIRO

Los triunfos por paliza en Aguascalientes y Durango han inyectado energía al líder del Partido Acción Nacional (PAN), Marko Cortés.

El líder albiazul ve tiro en 2023 en la elección del Estado de México y en la de Coahuila, últimas estelares rumbo a la presidencial de 2024, aunque ayer Mario Delgado, el farsante líder morenista, alardeó.

Se lo dije en Día Hábil del martes: los 22 estados que tiene Movimiento Regeneración Nacional (Morena) no garantizan el triunfo en 2024.

Cortés peleará Tamaulipas, por la diferencia de cinco puntos con Morena. El dirigente dio el banderazo de salida para buscar la guberna- tura del Estado de México el año próximo.

Y el tiro comienza precisamente en suelo mexiquense, donde ya pidió a Enrique Vargas del Villar, coordinador de los diputados locales y ex alcalde de Huixquilucan, y al diputado Anuar Azar, presidente del Comité Directivo Estatal, iniciar los trabajos con vistas a las elecciones.

No se descarta que surjan otros precandidatos, pero Vargas y Azar son los más posicionados entre la militancia y las cartas fuertes del PAN.

Falta conocer las de los otros partidos de la alianza.

Y también se lo dije en Día Hábil del martes: la única manera de ganar el Estado de México es ir en alianza, porque Morena es partido de Estado.
Vámonos: Aguascalientes es otra derrota para Sheinbaum. Le encargaron la elección y la perdió.

Aún así sueña con la candidatura.

amontoya@ova.com.mx       @albermontmex