Delfina, muy bien, súper requetebién; CDMX, en alerta y emergencia por Covid; NYT no miente

Vamos muy bien, súper requetebién.

Delfina Gómez Alvarez será la nueva secretaria de Educación, en lugar de Esteban Moctezuma Barragán, becado en Washington como nuevo embajador e incrustado en el gabinete de Andrés Manuel López Obrador por ser operador de Ricardo Salinas Pliego, dueño de TV Azteca.

En 2017, Gómez Alvarez perdió la elección del Estado de México ante Alfredo del Mazo Maza.

Su frase vamos muy bien, súper requetebién se hizo popular por la espontaneidad.

Y luego se volvió lema de campaña, que hasta Andrés Manuel utilizó en 2018, en la carrera pesidencial.

Pese a que argumentó fraude, no fue respaldada por López Obrador, entonces dirigente de Morena, partido que inventó y creó para ser candidato presidencial por tercera ocasión consecutiva.

De hecho, ese domingo de elección de junio ni siquiera estaba en el Estado de México. Hizo una gira y volvió a la casa que tenía como sede del partido en la colonia Roma, desde donde se comunicó con Delfina.

Andrés Manuel no quiso ir al choque, como lo hizo en 2006 cuando cerró Paseo de la Reforma con carpas vacías – lo que hoy critica de FRENA, movimiento en su contra que se plantó en el Zócalo con casas de campaña sin ocupantes- tras el descarado robo de Felipe Calderón Hinojosa con aquel 0.56 por ciento del aiga sido como aiga sido.

Y es que la estrategia era enviar un mensaje, una señal, de que aquel candidato violento de 2006 que gritó ‘¡Cállate, chachalaca!’ a Vicente Fox Quesada y ‘¡Al diablo con sus instituciones!’, había cambiado y ya era tolerante, moderado y, sobre todo, respetuoso de los resultados en las urnas.

Cualquiera que fuese.

Y Delfina tuvo que replegarse.

Y olvidarse del Estado de México.

Recibió su premio de consolación como súperdelegada en el Estado de México, y hoy con la SEP.

Delfina Gómez Alvarez es una maestra que dirigó una primaria particular, que hizo su carrera en el sindicato magisterial del Estado de México.

Es originaria de Texcoco, donde fue presidenta municipal con el apoyo de Horacio Duarte Olivares e Higinio Martínez Miranda, caciques del oriente mexiquense.

Del titular de Aduanas y del senador, respectivamente, saldrá el candidato a gobernador del Estado de México de Morena, en el no tan lejano 2023.

Y aunque parecen fuertes, tendrán que competir con Enrique Vargas, alcalde de Huixquilucan con los colores del Partido Acción Nacional (PAN).

Texcoco es el Atlacomulco de Morena y ahí irá la apuesta para apoderarse del territorio mexiquense.

 

Las mujeres ocupan un sitio preponderante en el gobierno de Andrés Manuel

Así quedó de manifiesto con la llegada de Alma Itzel de Lira Castillo a la nada fácil dirección de Juegos y Sorteos, de la Secretaría de Gobernación (Segob), allá por septiembre.

Cuando las escaleras están muy sucias, Andrés Manuel envía a mujeres a acabar con el cochinero.

De arriba hacia abajo, como ha dicho.

A Olga Sánchez Cordero le confió la Segob.

Mano dura, pero sobre todo conocimiento de las leyes.

Fue ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Ahí, a Gobernación, De Lira Castillo fue enviada a combatir la corrupción en la instalación de casinos y minicasinos.

Y para evitar a toda costa que el crimen organizado obtenga permisos para operar y lavar dinero.

El objetivo es permitir el juego legal y transparente, porque genera miles de empleos y aporta grandes cantidades en impuestos.

Rosa Icela Rodríguez, en la Secretaría de Seguridad, en lugar de Alfonso Durazo, y la propia Delfina Gómez como secretaria de Educación Pública, son muestra de la confianza en las mujeres.

Equidad de género, le llaman.

 

Vámonos: CDMX, en alerta y emergencia por Covid-19.

El color es intrascendente.

Independientemente de semáforo…

El NYT sólo confirma lo que se sabía: se postergó el semáforo rojo para no dañar la economía más.

Sheinbaum lo dijo y ahora lo niega.

López-Gatell, igual.

No miente el NYT.

 

albermontmex@yahoo.es       @albermontmex