Desarrolla UAM sistema de bioterios metropolitanos

POR PATRICIA RAMÍREZ

 

La Universidad Autónoma Metropolitana desarrolla un sistema de Bioterios Metropolitanos, que son instalaciones  destinadas a la cría y control de los animales de laboratorio utilizados como reactivos biológicos en protocolos experimentales.

La doctora Kioko Rubí Guzmán Ramos, directora del departamento de Ciencias de la Salud de la UAM explicó que la capacidad operativa y funcional de esta infraestructura permitirá la interacción entre diferentes áreas de la salud y en las actividades sustantivas de la Universidad que también contribuye a la formación de recursos humanos con alta habilitación para su inclusión en los sectores productivos.

“El objetivo es mantener el correcto cuidado y uso de animales de laboratorio con estándares de calidad acordes a las exigencias nacionales e internacionales para fortalecer las actividades de docencia, investigación y servicio”, señaló.

La UAM unidad Lerma inauguró en este contexto el Bioterio mexiquense, que se une a los otros dos existentes en los campus Xochimilco e Iztapalapa, instalaciones que ocupan un espacio de 50 metros cuadrados y cuenta con equipo técnico único en el país, como un sistema preclínico de exaltación-inhibición por prepulso, un microtomógrafo computarizado, un aparato para cirugía experimental estereotáxica y un somnosuite para aplicar anestesia.

El doctor Mariano García Garibay, rector de la unidad Lerma, aseveró que este es un esfuerzo que inició hace casi diez años para tener especies en las mejores condiciones.

“El bioterio que está aquí en el Estado de México pertenece a una región con grandes necesidades del uso de estas herramientas para la investigación en Ciencias Biológicas y de la Salud, además de que beneficiará a estudiantes de licenciatura y posgrado, no sólo de este campus, sino del resto de las sedes académicas”, sostuvo.

A su vez, el doctor Gustavo Pacheco López, impulsor del proyecto, manifestó que el Bioterio Mexiquense UAM Lerma es un hito para el Estado de México al tener una condición de unidad de producción y de mantenimiento de animales experimentales de laboratorio en condiciones microbiológicamente controladas.

“Estamos dando un paso en la dirección correcta, tal vez es pequeño, pero para nosotros es un gran esfuerzo institucional; la innovación tecnológica tiene una serie de virtudes y una de estas condiciones para desarrollar nuevos productos y servicios es la indagación y el desarrollo, y para que esto ocurra debe de haber tanto actores como infraestructura”, acotó.

De acuerdo con el director de la División de Ciencias Biológicas y de la Salud de la Unidad Lerma, los modelos experimentales con animales son parte de la transición entre las investigaciones básica y en transferencia.

“Aún no podemos prescindir de dichos modelos, pues hay una demanda como sociedad de estos servicios y podría decir casi con certeza que todos estamos hoy aquí gracias a estos prototipos utilizados para la exploración biomédica, que es fundamental para las sociedades y para nuestra sobrevivencia tanto individual como colectiva”, reconoció.

El doctor Pacheco López hizo hincapié en que este proyecto ha sido una inversión cien por ciento de la UAM con una serie de apoyos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y de fondos departamentales que han permitido equipar el espacio.

El académico consideró que en la región existen dos sectores relevantes para los cuales será importante contar con los servicios que ofrece este espacio: el farmacéutico, actor preponderante económico, y el de los alimentos procesados concentrado en el Valle de Toluca, así como la innovación en transformación alimentaria.

La jefa del Departamento de Ciencias de la Salud indicó que el Bioterio cuenta con aire acondicionado y calefacción, filtrado de alta eficiencia (HEPA) y presencia de lámparas UV, un mínimo de 15 cambios de aire por hora, humedad relativa de 45 a 65 por ciento, ciclo luz/oscuridad 12 horas/12 horas, sistema de purificación de agua por ósmosis inversa y acabados sanitarios.

Además, está habilitado con un área de cuarentena, un cuarto de lavado, uno de procedimientos, uno de evaluación conductual, uno de alojamiento que cuenta con un microaislador ONE CAGE 2100 que permite contener hasta 384 ratones en un microambiente controlado y una estación de cambio (campana de flujo laminar, aire filtrado HEPA, en el que pueden alojarse hasta 180 ratones) y almacén.

Entre el equipamiento sobresale un sistema de monitoreo conductual, un software de análisis y diversidad de arenas y equipo para evaluación de tareas del tipo, así como para la administración intracerebral de fármacos.

“En investigación hay plataformas que nos permiten hacer análisis conductuales, caracterizaciones de modelos preclínicos de Alzheimer, en general afectaciones de funciones cognitivas, diferentes arenas que nos permiten llevar a cabo memoria de reconocimiento y localización de objetos”, acotó.

La doctora Guzmán Ramos sostuvo que el bioterio cumple con el seguimiento de guías internacionales enfocadas en el macroambiente, microambiente, capacitación, conocimiento del buen manejo y uso adecuado de animales experimentales para proyectar indagación de la más alta calidad.