Diego, en La Mañanera; distraen con Mancera para salvar a Ebrard

Prepare las palomitas y las chelas.

Bueno, mejor unas donitas y un chocolate.

O unos hot cakes y un vaso de leche fría.

Diego Fernández de Cevallos, el mero mero de La Mafia del Poder, el cerebro de los videoescándalos y del desafuero en 2005, el compa de Carlos Salinas de Gortari, alias El Innombrable; quiere estar en La Mañanera.

Sí, acudir a Palacio Nacional a debatir, a contestar a todas las acusaciones que Andrés Manuel López Obrador le ha hecho y a pedir que le muestre las pruebas.

Muy sacalepunta, el ex senador y líder del Partido Acción Nacional (PAN), envió una carta al preciso para pedirle que fije día y hora para acudir a Palacio Nacional a responder a todas las acusaciones de corrupto y trepador.

-De obsequiar mi petición, quedará como hombre y gobernante que sostiene y justifica su palabra; en caso contrario, y si no se retracta, yo daré un paso adelante y usted resultará un difamador cobarde que denigra a México en la presidencia, dice el último y duro párrafo de la carta que envió.

Ayer no hubo reacción presidencial.

Pero hoy, en la mañanera, seguro la habrá.

Evidentemente no habrá debate ni encuentro, porque el tabasqueño lo evitará con argumentos como que no tienen el mismo nivel y más.

Lo cierto es que, en estos momentos, la misiva del llamado Jefe Diego calienta aún más el enrarecido ambiente político.

¿Y si aceptara López Obrador?

Sería, sin duda, el encuentro del siglo.

Rompería todas las marcas de rating.

No sucederá.

 

Quieren a Mancera, pero a Ebrard ni lo mencionan

Neta que estos diputados y senadores de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) no conocen la vergüenza.

La dignidad.

Son tapetes de nacimiento.

María de los Angeles Huerta, diputada morenista, lo planteó desde el martes, pero ayer tomó fuerza:

Desaforar a Miguel Angel Mancera Espinosa, sucesor de Marcelo Ebrard Casaubon en la jefatura del gobierno de la Ciudad de México, para procesarlo por la caída del Metro en la Línea 12.

¿Y El Carnal?

Si él la construyó.

Y con Mario Delgado Carrillo, líder nacional de Morena, como secretario de Finanzas.

Y vaya que le gusta el varo.

Obvius, los morenos ni siquiera se acuerdan o no quieren acordarse de que ambos son los meros responsables de la llamada Línea Dorada.

Mancera Espinosa, coordinador del PRD en el Senado, y quien arregló el desastre que le heredó Ebrard, sereno, tranquilo, dijo que no culpará a nadie.

– Yo no voy a repartir culpas. Yo no voy a señalar a nadie. Aquí no es un asunto de fuero o no fuero.

La razón o no la razón.

Se hizo bien o no se hizo bien.

Y propuso que Jorge Gaviño, director del Metro en su gobierno, presente un informe o comparezca.

Gaviño quiere debate con Ebrard.

Tampoco lo habrá.

Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena, paró la oleada.

– Nosotros no debemos convertirnos en una tribuna de linchamiento ni de acusación, ni menos vamos a prender hogueras para quemar a personalidades públicas, dijo.

 

Vámonos: Síganle como van.

 

albermontmex@yahoo.es               @albermontmex