Dispara inflación solicitudes de préstamos

AIDA RAMÍREZ

Foto: Cuartoscuro

Al grueso de la población lo que menos le importa es saber lo que es la inflación o el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), o que existe un PACIC (Paquete Contra la Inflación y la Carestía); lo que sabe y tiene cierto es que cada vez más su salario le alcanza para comprar menos productos de primera necesidad.

De ahí que en las últimas semanas han crecido hasta en 27 por ciento las solicitudes de créditos inmediatos en las Fintech a la par que se han disparado solicitudes de préstamos en casas de empeño y créditos al consumo en instituciones bancarias hasta en 4.1 por ciento real, en donde destacan las solicitudes de personas de entre 19 y 40 años, y en donde casi 60 por ciento son de mujeres.

Las principales razones, aseguró Liliana Silva, especialista en finanzas personales de Cash Cash Préstamos, son el pronto regreso a clases pero sobre todo “la inseguridad alimentaria que padecen 24.6 millones de mexicanos.

“El 90 por ciento de las solicitudes de préstamos inmediatos de bajo monto, es decir, de menos de cinco mil pesos, no son para adquirir joyas o pagar viajes, sino para subsistir”, asegura.

Refiere que en nuestro país el 12.5 por ciento de la población sufre desnutrición crónica y cada vez vemos más familias en las que alguno de sus miembros “se salta” una comida o deja de ingerir alimentos por varios días porque sus ingresos son insuficientes.

Así, “existe un aumento de préstamos inmediatos entre población de 19 a 40 años, y el 56 por ciento de ellos son mujeres. Cada vez es más recurrente que la solicitud de emergencia realmente corresponde a escenarios de vida o muerte: son para comprar víveres”, afirma la vocera de Cash Cash Préstamos.

Señala que la mayoría de los préstamos para adquirir alimentos, casi el 66 por ciento, se emplean para adquirir productos de la canasta básica.

“Mientras se asume que ya se controló el alza de precios, entre nuestros clientes reales vemos la gran imposibilidad de adquirir alimentos”, dice Silva al compartir una de las solicitudes de préstamos:

“_Por favor acceda a prestarme. Mi familia se rehusa a hacerlo y no tengo amigos. Es para comprar comida para mis niños. Póngase en mi lugar por favor. Se los pagaré, pero no puedo dejar a mis niños sin comida. Ayúdenme por favor”.

Liliana Silva refiere que esta es una petición que escuchan comúnmente en las llamadas que se reciben constantemente cuando solicitan un préstamo.

Hace apenas unos días, el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), dio a conocer que la inflación se ubicó en 8.15 por ciento, el nivel más alto desde el año 2000, y es que los productos y servicios que registraron aumento en sus precios y que tuvieron mayor incidencia en este resultado en julio pasado fueron  huevo; papa y otros tubérculos; naranja; cebolla; tomate verde; carne de cerdo; servicios en loncherías, fondas, torterías y taquerías; refrescos envasados; servicios en restaurantes y similares; vivienda propia.

Datos del Banco de México (Banxico), señalan que el número de mexicanos que está pagando su despensa con tarjeta de crédito está en incremento, pues entre marzo y abril de este año, hubo 47 mil 354 pagos con tarjetas de crédito en supermercados, dato que representa un uso 25.1 por ciento mayor respecto al primer bimestre del 2022 y 39.1 por ciento más contra el mismo periodo de 2021.

En su momento, BBVA México advirtió que ante el aumento de precios en alimentos, las personas están recurriendo al crédito, ya que “que la gente está haciendo el uso de tarjeta para el gasto corriente, pero esperamos que no sea sostenible”, señaló Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA México, quien no descartó que esta tendencia dure el resto del año, cuando la inflación empiece a disminuir.

En cuanto a los montos pagados con tarjetas de crédito en supermercados también vieron un aumento en el segundo bimestre de este año respecto a 2021, pues mientras que entre marzo y abril de este año se pagaron 22.4 millones de pesos con crédito, el año pasado fueron 17.6 millones, indicó el Banxico.